'Si gana Hillary, tomaremos las armas'


Seguidores del candidato republicano afirman uque no aceptarŠn la derrota del magnate



05/11/2016
ESTADOS UNIDOS.- Las legiones de seguidores de Donald Trump cada vez est√°n m√°s confiadas en un triunfo, y muchos afirman que no aceptar√°n la derrota.

"Vamos a ganar. Y si no ganamos y Hillary s√≠, creo que vamos a tomar el gobierno", dijo Nancy Fraize, de 51 a√Īos y quien trabaja limpiando casas en Manchester, New Hampshire. "Personalmente creo que estaremos en la Casa Blanca sentados en el jard√≠n frontal. En armas".

Su visión del posible resultado y las consecuencias no son raras. Las encuestas muestran una contienda indefinida y un renovado análisis a los emails de Hillary Clinton a tan solo unos días de la elección. Además, una encuesta realizada el mes pasado reveló que tan solo una tercera parte de los republicanos confía en que los votos se contarán de manera justa.

La mezcla de confianza en Trump y desconfianza en quienes ocupan el poder se reflej√≥ una y otra vez en m√°s de dos decenas de entrevistas a sus seguidores en estados donde la contienda presidencial a√ļn no est√° definida.

Quienes respaldan a Trump conf√≠an de manera casi uniforme en las posibilidades de su candidato, pese a las controversias que han rodeado su campa√Īa a lo largo del a√Īo y a las encuestas de opini√≥n que lo colocan detr√°s de Clinton en estados potencialmente decisivos. Muchos de los entrevistados est√°n de acuerdo con las incendiarias declaraciones del aspirante republicano de que la elecci√≥n podr√≠a estar "ama√Īada", un desaf√≠o sin precedentes a la tradici√≥n democr√°tica del pa√≠s.

El empresario neoyorquino habla de sus seguidores como un "movimiento", cuyos integrantes han sido atraídos por su fama, su retórica populista y sus acusaciones contra la demócrata Clinton, a quien califica como la personificación del poder en Washington que muchos estadounidenses creen que se ha olvidado de ellos.

"Es momento de que tengamos a alguien con los arrestos para hacer las cosas", dijo Lugene Martin, de 51 a√Īos y originaria de Eau Claire, Wisconsin. "Estoy cansada de que este pa√≠s est√© en manos de los pol√≠ticos de siempre. Necesitamos a alguien que no siga las reglas".

"¬ŅSi pierde?" se pregunt√≥. "Ni siquiera s√© qu√© voy a hacer".

Desde los comienzos de su candidatura, Trump ha atraído a seguidores recalcitrantes que han asistido a varios mítines y han visto por internet muchos más.

Paula Pierce, de 63 a√Īos y quien la semana pasada acudi√≥ a un mitin de Trump en New Hampshire, dijo que la elecci√≥n "se siente distinta en esta ocasi√≥n", como si el pa√≠s hubiera llegado a un punto cr√≠tico hist√≥rico. Seg√ļn ella, Trump "ha iniciado un movimiento, una conflagraci√≥n".

La mayor√≠a de los seguidores de Trump que fueron entrevistados se dijeron convencidos de que cuenta con el √≠mpetu necesario, especialmente despu√©s del anuncio del director del FBI, James Comey, acerca de la revisi√≥n de m√°s emails que podr√≠an estar relacionados con el servidor privado de Clinton. Y muchos de quienes est√°n a favor del empresario son sumamente esc√©pticos de las encuestas de opini√≥n p√ļblica.

Cindy Spritzer, de 51 a√Īos, dijo el mi√©rcoles durante un acto en Miami que las encuestas convencionales no consideran a los votantes que apoyan a Trump y conforman una "mayor√≠a silenciosa".

"Hay personas que no participan en las encuestas. Que no responden el teléfono. No ponen calcomanías en sus autos ni botones en sus camisetas", dijo Spritzer. "Pero son inteligentes. Van a votar. Y van a votar por Trump".

Para estos seguidores de Trump, la ventaja de Clinton en las encuestas no concuerda con lo que escuchan y ven. Muchos aseguran que no conocen a nadie que vaya a votar por Clinton. Y ven a miles de personas en los mítines de Trump.

El mismo candidato les ha repetido que la √ļnica manera en que pudiera perder es si la elecci√≥n est√° ama√Īada. Recientemente en Michigan, exhort√≥ a sus seguidores a votar y luego acudir a otro centro de votaci√≥n con sus amigos para asegurarse de que "todo vaya en aumento". Afirm√≥ que el fraude electoral es "un gran, gran problema en este pa√≠s".

No existe evidencia de que el fraude electoral sea un problema generalizado en Estados Unidos. Un estudio efectuado por un profesor de la Facultad de Leyes de Loyola dijo que de mil millones de votos emitidos en Estados Unidos entre 2000 y 2014, solo existen 31 casos conocidos de fraude de identidad.

Sin embargo, sólo la tercera parte de los republicanos afirman tener mucha o suficiente confianza de que se contarán los votos de manera justa el día de los comicios, de acuerdo a una encuesta de Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research, dada a conocer el mes pasado.

Pese a ello, no todos los seguidores de Trump dicen dudar del sistema o quieren un prolongado proceso legal que podría hundir a la nación en la incertidumbre.

"Si pierde de manera justa, tendremos que aceptarlo. Lo har√≠amos", dijo Andrew Armitage, de 18 a√Īos y quien votar√° por primera vez en River Falls, Wisconsin. "Es lo que aprend√≠ en la escuela. Es la tradici√≥n estadounidense y es as√≠ como debe ser".