Tragedias enlutan a la ciudad en 2016


El año anterior fueron 16 decesos de infantes y juveniles; las causas más comúnes , balaceras, ahogados y accidentes viales


Los accidentes fatales se convirtieron en la constante, principalmente en las vías rápidas.
MAURICIO BELLOC | 09/01/2017

0
1

LAREDO, TX.- Laredo sumó 13 muertos infantiles o juveniles en 2016, menores de edad que a balazos, ahogados, navajeados o en accidentes vehiculares, truncaron sus cortas vidas.

Las fatalidades iniciaron el sábado 9 de enero dentro de Laredo, pero sobre la carretera a Zapata, donde una niña de 5 años llamada Kamarina Rosa Cabrera, abrió la puerta lateral de una minivan en que viajaba con su familia y salió despedida, murió en el lugar. Su hermanita Alondra Isabela, de sólo 2 años, fue llevada en helicóptero a un hospital de San Antonio, Texas, muy grave.

No viajaban sentadas con cinturón de seguridad. La hoy occisa intempestivamente abrió la portezuela, fue arrastrada por el fenómeno de viento que se creó y ella a su vez, jaló a la más pequeña.

El sábado 16 de ese mismo mes de enero, cerca de Uvalde, Texas, en un lago, durante un campamento invernal, el laredense Jaedon Chase Benavides de sólo 14 años, estudiante de la secundaria United (UISD), murió ahogado en un embalse, por accidente.

Las malas nuevas para los jóvenes siguieron la madrugada del lunes 22 de febrero. Julio César Garza Martínez, de 22 años, murió de un balazo en la espalda en la cuadra 46 de la calle Acerra, colonias Los Obispos. Otro joven de 19 recibió un plomo en una pantorrilla. Ambos tripulaban una vagoneta azul, balaceada por delincuentes desde tres coches en marcha, persiguiéndolos.

Jorge Eduardo Ynchausti, de 17 años de edad, estudiante de la preparatoria Alexander (UISD), murió la tarde del domingo el 13 de marzo al estrellar su auto Chevrolet Cavalier, 2004, color crema, e incendiarse al instante el vehículo. Fue en un pilar debajo de la rampa que conecta cuatro vías (camino a Las Minas, avenida Santa María, bulevar Del Mar y carretera interestatal 35).

HOMICIDIO

De una cuchillada, César Moisés Salazar, de 20 años de edad, cayó muerto a media calle en la arteria Napoleón, cuadra 26, barrio “Santo Niño”; un joven de 25 años le asestó la mortal herida a la 1:55 de la madrugada del 25 de marzo.

Un bebé de sólo 2 meses de nacido murió en la milla 27 de la carretera interestatal 35, luego de lamentable accidente el 5 de abril. Se llamaba Alejandro Fernández. La camioneta Chevrolet Tahoe, color blanco, de su familia –tres personas más- se impactó contra un tractor-remolque parado a la orilla de tal vía.

El viernes 3 de junio antes de las 8:00 de la mañana, en la esquina de avenida Santa María y calle Garza, la adolescente Nancy Díaz, de 17 años, murió en una volcadura en solitario en su vagoneta Mercury Mountaineer, color guindo, modelo 1998. Viajaba con su amiga, también menor Alexia Cisneros.

Díaz perdió el control de la SUV manejada a considerable velocidad, chocó contra una cerca y empezó a dar vuelcos el vehículo, aplastando a la chica, quién no llevaba el cinturón de seguridad puesto. Su amiga, quien sí íba abrochada, resultó casi ilesa.

El sábado 18 de junio José Molina, de sólo 18 años, alumno de la preparatoria Nixon, murió ahogado en lago Casablanca cuando con un grupo de amigos estaban sobre una balsa inflable adentro del embalse; la embarcación volcó y el joven fue el único que no llegó a la orilla. Su cuerpo fue encontrado una hora y media después por los rescatistas de bomberos.

Irving Millán falleció la noche del domingo 26 de junio en un hospital de San Antonio, Texas, a donde fue trasladado en helicóptero luego de que dos días antes, el viernes por la madrugada, cayó de la parte trasera de un auto compacto, en la cuadra 52 de avenida Haynes, casi esquina con Hillside.

Un amigo suyo, de 20 años, arrancó en un Chevrolet Sonic, color negro, sin percatarse de que Irvin, había subido a sección posterior, área del maletero, sentado o parado sobre el mismo.

CUATRO ASESINADOS

Y finalmente Laredo se estremeció con cuarto muertes juveniles, es decir, un doble asesinato de parejas juveniles, homicidios con tintes criminales de gente adulta.

Los cadáveres de George Rodríguez, de 20 años de edad y su novia Alondra Arroyo Gutiérrez, de apenas 19, fueron encontrados el domingo 26 de junio, en un terreno baldío del residencial Lakeside, al noreste de Laredo. Desde la noche del lunes 13 de junio, la pareja de juveniles habían desparecido para sus familiares.

La historia se repitió el “Día De Brujas” o Halloween, dos menores asesinados, damita y joven.

Con una pistola fajada a la cintura y lavando a chorro de manguera el interior de su camioneta, fue detenido el 31 de octubre Edwin Cortez Mercado, de 19 años, quien asesinó a Alexus Nichole Zepeda y Andrew Michael Moreno, de 17 y 18 años de edad.

Los cuerpos de Zepeda y Moreno fueron hallados en la colonia Los Altos, ubicada sobre la carretera 359, este pasado lunes 31 de octubre, a las 6:15 de la tarde.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.50
Venta
$18.50
MINUTO A MINUTO
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx