Mirador



| 19/05/2017

1
0

Pasó el día de San Isidro Labrador y no llovió en el Potrero.

Viene ahora la fiesta de Nuestra Señora de la Luz. Sacaremos la imagen de la Virgen y la llevaremos en procesión por el camino para pedirle el agua. Seguramente ella sí sentirá compasión de nosotros -a las madres las conmueve siempre el sufrimiento de sus hijos- y hará que su Divino Hijo remedie nuestra necesidad.

Yo le diré a la Virgen:

- La tierra también es madre, como tú, y tiene sed. Y nuestra gente con ella.

Entonces la Señora le dirá a su Hijo:

- Tienen sed.

Y él convertirá el vino de su misericordia en agua viva, y llegarán las nubes y harán caer sobre nosotros el don de la lluvia, es decir el don de la vida.

Siempre ha sucedido ese milagro.

Otra vez sucederá.

¡Hasta mañana!...





Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.00
Venta
$17.80
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx