Responda, no difame y si acusa, pru√©belo (OPINI√?N EDITORIAL)




30/05/2017
Frente a la calumnia del presidente municipal Enrique Rivas Cu√©llar contra El Ma√Īana de Nuevo Laredo, negamos rotundamente y palabra por palabra lo que ha sostenido el Alcalde sobre la supuesta extorsi√≥n de este rotativo al gobierno municipal. Lo que parece evidente es una reacci√≥n visceral e iracunda frente a los se√Īalamientos incontrovertibles publicados previamente en este rotativo sobre la opacidad de su gobierno, el nepotismo evidente en su administraci√≥n y el tr√°fico de influencia en la compra de medicamentos.

Desacreditar al medio de comunicación calumniándolo es una vieja argucia política para evadir la responsabilidad de responder a los cuestionamientos hechos por esta casa editorial, y además una acusación a la que está obligado ante la ley a probarlos.

Le informamos a la opini√≥n p√ļblica que el gobierno municipal desde que asumi√≥ Enrique Rivas ha contratado con El Ma√Īana cerca de 2 millones 19 mil trescientos sesenta y seis pesos en publicidad y difusi√≥n de eventos. Sin embargo, el ejercicio libre del periodismo y la agenda informativa de El Ma√Īana no est√°n sujetos a los contratos comerciales del rotativo. El Ma√Īana no naci√≥ para ser c√≥mplice de la corrupci√≥n pol√≠tica y por ello cuestiona con elementos la actuaci√≥n de los servidores p√ļblicos.

A El Ma√Īana no lo mueve el dinero ni las ambiciones, sino las convicciones y por ello seguramente ha sobrevivido y prevalecido a trav√©s de m√°s de tres generaciones. Cuando el propio Alcalde ni siquiera a√ļn caminaba este rotativo ya libraba batallas por la dignidad y el saneamiento de la vida p√ļblica. Desde su fundaci√≥n se constituy√≥ en una trinchera de la libertad donde los ciudadanos que se sent√≠an agraviados por el poder defend√≠an en estas mismas p√°ginas el inter√©s p√ļblico, las luchas por la democracia y presentaban resistencia a la perversidad y el atropello impune de los corruptos.

Si algo nos ha ense√Īado la historia en Nuevo Laredo es que los medios de comunicaci√≥n banales y convenencieros terminan -por cierto como muchos gobernantes y partidos que traicionaron sus principios-, en el basurero de la historia.

Por ello exigimos que en lugar de usar los recursos p√ļblicos como instrumento de chantaje y la vieja pr√°ctica de premio y castigo para la prensa usando el erario para silenciarla, mejor responda con el mayor honor que su cargo le exige y le permita su estatura √©tica. Aclare, informe con verdad y corrija con humildad los se√Īalamientos que se le han presentado y que ni siquiera se dign√≥ en matizar en la rueda de prensa. H√°galo por respeto elemental al ciudadano porque ellos eligieron a un representante popular y no a un soberbio Virrey. Y ser√≠a encomiable tambi√©n que se dejara usted de posturas propias de un fanfarr√≥n que parecieran que s√≥lo busca congraciarse servilmente con el Gobernador del Estado en aras de su reelecci√≥n.

El tema no es el presupuesto de Comunicaci√≥n Social, pero si el Alcalde para desvirtuar los argumentos que lo se√Īalan lo saca a debate aclaramos cabalmente que en El Ma√Īana no reclamamos en absoluto que nos compren espacios publicitarios. Se nos caer√≠a la cara de verg√ľenza. Sin embargo, nos oponemos en√©rgicamente a la injusticia de la competencia desleal que el gobierno propicia haciendo uso del dinero p√ļblico como forma de sometimiento a la prensa independiente. Y es aqu√≠ donde proponemos que se transparente el presupuesto de Comunicaci√≥n o bien que TODOS los medios de comunicaci√≥n sean impresos, radio, televisi√≥n o plataformas digitales vivan estrictamente de sus audiencias y que a base del m√©rito y el servicio a la comunidad se ganen su existencia.

Los ciudadanos de bien quieren respuestas, que aclare el tema de los antecedentes dudosos de su proveedor favorito en medicamentos, explique por qu√© el Ayuntamiento est√° en manos de una red familiar donde usted tiene a su socio en la Tesorer√≠a, a su concu√Īo como s√≠ndico, por qu√© una madre y su hijo estan al frente de servicios p√ļblicos y adquisiciones. Los ciudadanos queremos saber por qu√© oculta sus bienes. Ese es el tema Alcalde, no las evasivas respuestas de la publicidad a donde usted lo quiere llevar.

Creemos en el poder de la palabra y sabemos que sólo cuando ésta es genuinamente independiente y libre será capaz de cambiar un destino de oscura desdicha por otro que albergue la luz de la esperanza para una comunidad. Estamos convencidos que sólo arropando y protegiendo la legalidad, la libertad de prensa y los valores éticos podremos alcanzar una ciudad más justa y por tanto más decorosa y digna para sus habitantes.

Finalmente los diarios independientes somos como los ciudadanos de a pie; nos ganamos la vida en las calles y las plazas p√ļblicas, ambos -el pueblo y su peri√≥dico-, somos sobrevivientes de los malos gobiernos y ambos hemos sobrevivido tambi√©n a la ineptitud de unos y la perversidad de otros.