Perdón Rivas, no sé de política



| 21/08/2017

18
17

Durante las últimas tres semanas he escuchado y leído, en varios lugares, comentarios que dicen que yo no sé de política. Con ese “para qué te metes en la política” pretende justificar la administración actual, los actos cobardes que realizan hacia quienes levantamos la voz contra Enrique Rivas. Y en ese punto tal vez tengan razón.

Es cierto, pido una disculpa porque no sé de política. No sé de la política que ellos implementan. A mí me enseñaron algo muy distinto. En mi familia hubo políticos, mi abuelo paterno, Francisco Morales Núñez, fue líder sindical, diputado, entre otros cargos, fue muy querido por sus agremiados, en especial porque decidió oponerse a Fidel Velázquez cuando éste le pedía a mi abuelo que aumentara las cuotas sindicales, lo cual causó que fuera perseguido y atacado por defender sus principios. Esa es la política que aprendí.

Mi madre y sus hermanas lucharon desde jóvenes en el movimiento que inició Carlos Cantú Rosas con el PARM. Lo hicieron por convicción, porque creían en la alternancia y en mejorar la ciudad. Jamás lucharon por ocupar un puesto, pues sabían que las mayores probabilidades eran las de perder ante ese sistema, sino por defender a su ciudad. Nunca claudicaron, me cuentan sus anécdotas de lucha, esas con las que he crecido. Nunca pidieron nada, porque lo hicieron creyendo en algo.

Crecí entre gritos de calle luchando contra un sistema, atestigüé traiciones, triunfos y derrotas. En 1994 fue mi primera campaña, yo tenía apenas 8 años, apoyábamos a Carlos Cantú Rosas y a la señora Ninfa Deandar. Mi padre se levantaba temprano para ir a caminar, cuando regresaba traía la camioneta con uno o dos anuncios del PRI, que en ese entonces se hacían en triplay, y los pintaba para el PARM. Nunca por ningún otro interés más que el de la ciudad. Desde entonces siempre en la oposición. Esa es la política que conozco. No esa de hambre feroz por dinero que hoy rige en Presidencia Municipal. A mí nunca me enseñaron a robarle al pueblo, ni a mentirle.

Y si, perdón Enrique, no sé de política, de tú política. Esa política de dejar que funcionarios públicos paguen la remodelación de tu casa con la ilusión de que obtendrán una regiduría en las próximas elecciones. La política de tener vigilados a los empleados municipales y tener una lista de candidatos a despedir por cosas tan insignificantes como haberle dado un “me gusta” en Facebook a ciertos personajes políticos.

Yo no sé de tú política, esa de traicionar a tu propio partido, el PAN. Pues nada más falta ver los datos. Tu política fue abrirles las puertas a todos los oportunistas de otros partidos mientras a los panistas los fuiste dejando sin empleo. Pero claro, si es la misma política que ha dejado sin empleo a muchos, entre ellos a por lo menos dos casos de los que tengo conocimiento de mujeres embarazadas, y otro más de una persona discapacitada.

Tienen razón tus “bots”, yo no sé de esa política cobarde que se esconde detrás de perfiles falsos para ofender, hacer videos, o que compra plumas para decir mentiras. No sé de esa política que pretende “empoderar a la mujer” con un show de Paquita la del Barrio. No sé de esa política que se burla en lo privado de la función que hace el Instituto Municipal de la Mujer o la Unidad de Equidad de Género.

Poco sé de la política de utilizar los recursos de la ciudad para irme a viajes de placer. Poco sé de amenazar a funcionarios y servidores públicos con quitarles sus compensaciones si se oponen a tus políticas. Sinceramente nunca he tenido compensación como para saber de esa política.

Es cierto, no sé nada de esa política de facturas fantasma para robar dinero, la política de las casas nuevas. La política de las traiciones, de jugar sucio, de la ambición por el poder y la reelección, la política hambrienta por el dinero que nunca se tuvo.

Yo no sé de esa política de que, a pesar de que te denuncié hechos de corrupción en el Instituto Municipal de la Juventud, y que después aparecieran denuncias y videos públicos, decidiste proteger a funcionarios corruptos, ordenar el despido de quienes hicieron pública la corrupción que allí impera. Espero que no sea porque parte de ese dinero que se lleva Gerardo Beltrán, de acuerdo con testigos y a documentos que se han hecho públicos, va a caer a tus bolsillos.

La diferencia es que mi ignorancia de tú política me permite dormir tranquilo todas las noches, ver a los ojos a cualquier persona, tener mis manos limpias y hablarte de frente cuando quieras. Tu política, en cambio, te costará hasta la reelección.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.00
Venta
$18.70
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx