Mexico first!



| 13/09/2017

1
2

Tenía que temblar en septiembre, en el mes de la patria. Tenía que temblar en medio de huracanes, en medio de tantas malas noticias y en medio de un lodazal de corrupción.

Tenía que temblar en México, país en donde tiembla todos los días y a toda hora. Son terremotos que pueden durar casi un minuto, hasta una semana.

“México de pie”, dice la publicidad de Teletón. ¿De pie? ¿No será de rodillas? Allí están Oaxaca, Chiapas y Tabasco. ¿Y las réplicas? Hasta el mediodía del sábado sumaban más de 700, pero siguen presentándose.

“Ojo, porque está por venir la réplica más fuerte, mucho más fuerte que el del jueves”, dicen los rumores. Allí está el tuit de Peña Nieto: “Según la última actualización, el #sismo tuvo una magnitud de 8.2 grados, es el más intenso en casi un siglo”.

“¿Qué tal te fue de temblor?”, era la pregunta de miles de tuits que se escribieron el jueves a las 23:49 de la noche. “¿Estás bien?”, preguntaban los hijos a sus padres, hermanos y amigos. En cada tuit se sentía un dejo de tristeza, de abandono y orfandad.

¿Estamos bien, aunque no tiemble? Nunca como ahora los mexicanos necesitamos cuidarnos, apapacharnos y alertarnos de lo malo que nos puede suceder en cualquier instante. “Ya no vayas al banco, porque al salir te siguen y hasta te pueden matar”. “Ya no vayas a Acapulco, porque te pueden secuestrar”. “Ya no vayas al Centro Histórico porque te rasgan la bolsa con una navaja y te roban la cartera”.

¡Cuántas cosas terribles escuchamos todos los días! Los mexicanos no necesitamos de terremotos para ponernos a temblar por tantos riesgos con los que nos topamos desde que salimos de nuestra casa hasta que regresamos. ¿Regresamos?

Ya arrancó el año electoral. Que Dios nos agarre confesados. De aquí pa'delante el país estará temblando en medio de tantas campañas, revelaciones y declaraciones de los candidatos a todo: a la Presidencia, la Gubernatura, la senaduría, la diputación, para la presidencia municipal.

¿Y el “puente” de las fiestas patrias? ¿Y los socavones de las carreteras? ¿Y el Frente Ciudadano por México? ¿Y las cosas buenas que no se cuentan, pero cuentan mucho?, queremos preguntarle a Enrique Peña Nieto.

Por cierto, ya se va. Le falta bien poquito para ir por todo el mundo, contando puras cosas buenas. Ahora que se vaya, ¿quién lo escuchará? ¿Quién le creerá? ¿Y quién seguirá contándole puras cosas buenas?

Peña Nieto dice que “somos alegres, unidos y luchones”, situación por la que no podemos ser “derrotistas” y que nos distingue en el resto del mundo. “Lo bueno cuenta y cuenta mucho”, dice con su rostro juvenil, su camisa de cuadritos, muy bien peinado y mirando fijamente a la cámara.

¡Qué padre que él nada más se vaya a acordar de lo bueno y no de lo malo! ¡Qué muchacho tan optimista que siempre siente que “hay cosas buenas”!

“Que no se hable de la corrupción”, nos sugiere. “Porque pareciera que cuando se incrementa algún servicio se vuelve nota de todos los días y cuando hay una mejor prestación o una caída del precio de servicio se vuelve nota de sólo unos minutos o a veces de un solo día”.

La verdad es que no se explica el Presidente el hecho de que los medios dejen de lado los “esfuerzos” de su Gobierno y se da sólo la información negativa. De una vez por todas, ¿por qué no entendemos que lo “bueno cuenta mucho”? Somos todos unos aguafiestas. Malagradecidos. Malos mexicanos.

“Lupita, ya no hay banderitas en los coches ni en las casas a mitad de septiembre, desaparece ese pequeño reducto de ilusión, de ánimo...”, me escribe un amigo muy querido y patriota. No sé qué contestarle. Tendría que ser algo bueno, algo positivo, del tipo: “échale ganas”, “también lo bueno cuenta mucho”.

Me entristece que mi amigo ande deprimido y quiera ver su ciudad cubierta de banderitas mexicanas. En lugar de nuestros símbolos patrios, ¿qué venderán los que solían vender banderas mexicanas? ¿Puras buenas noticias? ¿Temblores con su respectiva réplica? ¿Banderas de Estados Unidos?

Hablando de nuestros vecinos, leo en mi periódico que “el Gobierno de México canceló la entrega de ayuda humanitaria al estado de Texas debido a que, por el sismo del jueves pasado y las afectaciones por el huracán ‘Katia’, ya no existen condiciones para brindarla”.

Tuvo razón la Secretaría de Relaciones Exteriores, en estos momentos en los cuales 95 personas fallecieron a causa del sismo.

Aunque ya no se vean banderitas mexicanas por la ciudad, que nos quede bien claro, aunque sea en este mes de septiembre: Mexico first!

gloaezatovar@yahoo.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$16.60
Venta
$17.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx