Absoluto, o sea absuelto



| 18/10/2017

2
0

“¡Canalla! ¡Infame! ¡Maldecido! ¡Bribón! ¡Bellaco! ¡Fementido!”. Todos esos dicterios le espetó don Cornulio al hombre a quien halló en la cama con su esposa. Con la de don Cornulio, digo, no con la del canalla, infame, etcétera. Se volvió el cínico individuo hacia el mitrado esposo y le preguntó con aire ausente: “¿Me lo dice a mí?”... Capronio fue con un amigo a una mancebía o lupanar. Vio a las señoras que ahí prestaban sus servicios y comentó en voz alta: “¡Qué viejas están todas estas viejas!”. La mariscala o mamasanta del establecimiento se enojó. “¡Más respeto, caballero! -le exigió en tono airado-. ¡Recuerde que nuestra profesión es la más antigua del mundo!”. “Sí -admitió Capronio-. Pero no pensé que aquí estarían las fundadoras”... A don Jesús Robles Toyos, ingenioso político de Sonora, pertenece la sonora frase según la cual “El poder a los inteligentes los vuelve pendejos, y a los pendejos los vuelve locos”. El elemento corruptor que al poder se atribuye deriva primariamente del sentimiento de soberbia que pone en quienes lo detentan. Esa prepotencia los lleva a creerse absolutos, o sea absueltos de someterse a las leyes que a los demás obligan. En el ámbito de la política la arrogancia hace que los gobernantes se sientan por encima de los gobernados, y los miren como a entes inferiores. De ahí ese sentido de superioridad que en el mejor de los casos asume la forma del paternalismo estatista y en el peor lleva a la dictadura. Tal es el origen de episodios tales como el del helicóptero oficial -uno más- usado para propósitos que más parecen de diversión privada que de utilidad pública. Desde luego México no es el único país en que hay una brecha entre “nosotros” -así se siente la casta de los poderosos- y “ellos” -así nos miran a los ciudadanos-. Pero en nuestro país a la soberbia se añade el convencimiento en los políticos de que, hagan lo que hagan, sus acciones no tendrán para ellos consecuencia alguna. Esa actitud de quienes nos gobiernan es lo que nos tiene ligeramente jodidísimos. Sólo el empoderamiento de la sociedad civil podrá traer un cambio que acabe con esta viciosa situación. Menos gobierno y más participación cívica es lo que necesitamos. De los políticos ningún cambio podemos esperar... Don Poseidón fue a un rancho ganadero cuyo dueño vendía toros sementales. Quería comprar uno para su hato de vacas, pues con el paso del tiempo el semental que tenía se había vuelto semestral: necesitaba medio año para reponerse después de cada cubrición. Le dijo al propietario que quería un toro que no pesara mucho, pues sus vacas eran de raza chica, más lecheras que de carne, y un semental demasiado grande las derrengaría igual que si un enorme luchador de sumo tuviese trato de carnalidad con una frágil geisha. El propietario trajo un toro, y después de sopesarle con una mano los testículos le dijo al comprador: “Este toro pesa 457 kilos”. Trajo un segundo toro; le sopesó igualmente los dídimos y sentenció: “El peso de éste es de 524 kilos”. Trajo un tercero, le sopesó los compañones y dictaminó: “Éste pesa 615 kilos”. Don Poseidón le preguntó, asombrado: “¿Cómo puede calcular con tanta precisión el peso de sus toros?”. Replicó el del rancho: “Con sólo sopesar los testículos del animal puedo decir su peso exacto. Eso no es tan difícil: a mi esposa y a mis hijos les he enseñado a hacerlo, y también al trabajador del rancho”. Don Poseidón escogió un toro y pagó el precio al propietario. Le dijo éste: “La factura y los papeles del animal se los dará mi esposa. Podrá hallarla en la casa”. Fue el granjero y volvió a poco. “¿No la encontró?” -le preguntó el del rancho. “Sí -contestó don Poseidón-. Pero estaba ocupada calculando el peso del trabajador”... FIN.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.10
Venta
$18.80
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx