Deportada, iba en busca de su esposo


Miriam Hernández es de Oaxaca, decidió arriesgarse y cruzar la frontera; autoridades americanas la interceptaron en el río



19/01/2018
Miriam Hernández hablaba todos los días con su marido, quien estaba trabajando ilegalmente en los Estados Unidos desde hacía tres meses, repentinamente no tuvo más contacto con él, por lo que decidió partir de su natal Oaxaca a buscarlo.

Su esposo partió con la promesa de mandarle dinero para que lo alcanzara, y aunque Miriam se aventuró a comenzar el viaje sin dinero, su travesía fue frustrada por las autoridades americanas quienes la interceptaron al cruzar el río Bravo.

Al deportarla a México, la joven quedó desamparada en las calles neolaredenses, sufriendo frío, hambre y hasta acoso por parte de algunas autoridades mexicanas, según revela

??No tenía dinero, ni para comprar comida, el frío era insoportable y no tenía ni siquiera una chamarra?, relato Hernández.

Comentó que amigos y familiares ayudaron a reunir apenas lo suficiente para que ella pudiera pagar al ??pollero?, pero éste no cumplió con su parte del trato.

??El pollero nos abandono a mitad del camino, a unas 20 personas y a mí, los demás tomaron rutas diferentes, pero yo me quedé con dos chicas que venían en el mismo grupo, no sabiamos a dónde ir?, relató.

En el grupo de personas que salieron de Oaxaca con ella, eran pocas las mujeres, explicó, y esto las hacía sentir vulnerables.

??Nos sentimos abandonadas y en peligro, era de noche, no sabíamos qué hora era, todo estaba oscuro, y nos encontrábamos a mitad de la nada. Teníamos miedo, no sabíamos qué nos podría pasar?, comentó la migrante.

Hoy Miriam fue enviada de regreso a Oaxaca por autoridades migratoria mexicanas, quedando cada vez más lejos de su esposo.

La joven no ocultó su tristeza al sufrir todas adversidades, así como a ella hay muchas historias de inmigrantes que han tenido un camino duro, en busca del sueño americano.