Mirador



| 22/02/2018

2
0

Variaciones opus 33 sobre el tema de Don Juan.

Don Juan se hizo viejo.

Ésa es la tragedia mayor de los don juanes: envejecer. Les quedan los recuerdos, sí. Pero aunque se diga que recordar es vivir los recuerdos no sustituyen a la vida.

Con la edad el sevillano se volvió iglesiero. La gente se reía por lo bajo al ver al antiguo seductor recorriendo las cuentas del rosario. Algunos decían: “Ha de estar contando sus mujeres, una por cada cuenta: Inés. Elvira. Aurora. Isabel…”.

No era así. Don Juan rezaba. Le rezaba a María, la bendita entre todas las mujeres. Le pedía que intercediera por él ante su divino hijo, pues todos sus pecados habían sido de amor.

- No le digas, Señora, que estoy arrepentido, porque no lo estoy. Si me arrepintiera ofendería a las mujeres que me amaron y a quienes amé. Dile sólo que tenga piedad de mí; que me perdone. El que ama perdona. Dios es amor. Y no es posible que mi amor sea mayor que el suyo.

¡Hasta mañana!...





Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.00
Venta
$19.80
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx