Mirador




21/03/2018

Un hombre le dijo a San Virila:

- Mi anhelo más grande es irme cuanto antes del Cielo.

Le preguntó el frailecito:

- ¿Cómo vives?

Respondió el hombre:

- Tengo una casa pequeña, pero mía, y un huerto que me da flores y frutos. Tengo unos pocos libros, tan buenos que no necesito tener más. Oigo música, y a veces me atrevo a cantar las canciones de la tierra. Trabajo en lo que me gusta. Tengo amigos que son mis hermanos, y hermanos que son mis amigos. Y, sobre todo, tengo una mujer que me ama y a la que amo, e hijos y nietos que me dan su amor.

Le preguntó, extrañado, San Virila:

- ¿Y entonces para qué quieres irte al Cielo?

¡Hasta mañana!...