Por la vida y por la paz



| 21/03/2018

1
0

Estamos por iniciar la Semana Santa, un tiempo que la Iglesia nos invita a cambiar, por supuesto, un cambio que consiste en mucho más que agitar una palma o conseguir una vela o de agua bendita, que, aunque son prácticas con mucha tradición, en muchas ocasiones, perjudica más que ayudar a la verdadera fe que exige un cambio benéfico, no solamente a la Iglesia, sino a la sociedad actual que busca más testigos que palabras.

El próximo sábado, la Diócesis de Nuevo Laredo organiza una marcha a favor de la vida y de la paz que arrancará de la plaza Esteban Baca Calderón a las 10:00 de la mañana, que nos recuerda que todos podemos hacer algo por los dones más apreciados por la sociedad: la Vida y la Paz, que no vendrán por sí solas o con bellos discursos, sino partiendo de profundas convicciones que despierten lo mejor de nosotros mismos

Empieza con una lucha que solemos endosar a otros, y de la que nos consideramos exentos: la corrupción. En una rueda de prensa, el Papa respondió así a una pregunta sobre la corrupción:

“Yo sé que en algunos países de Europa hay mucha corrupción –algunos, no todos–. Sí, en Latinoamérica hay muchos focos de corrupción. Pero eso, es un botón de muestra. El origen de la corrupción es…, yo diría que es el pecado original que te lleva... Yo escribí un librito una vez, muy pequeño, que se llama ‘Pecado y corrupción’; y el lema que saco de eso, de ese libro, es: ‘pecador sí, corrupto no’. Todos somos pecadores.

Pero yo sé que todos nosotros, los que estamos acá –también yo hago la voluntad de mi parte, y… pienso bien de ustedes que los hacen–, cuando se encuentran en ‘off side’, en un pecado fuerte: ‘Bueno, ‘esto’ está mal, acá me porté mal con un amigo o robé, o hice ‘esto’ o me drogué’, y entonces me freno y trato de no hacerlo. Bueno, pero está el perdón de Dios sobre todo eso. Yo al pecado no le tengo miedo, le tengo miedo a la corrupción, porque la corrupción ya te va viciando el alma y el cuerpo; y un corrupto está tan seguro de sí mismo que no puede volver atrás.

O sea, la corrupción es como esos pantanos chupadizos que uno pisa y quiere salir, y das un paso y te vas más adentro, más adentro, más adentro, y te chupó. Es una ciénaga… Ese sí, es la destrucción de la persona humana. Yo no sé si toqué algo, –¿si quieres preguntar algo más sobre la corrupción?-. Y claro, el político tiene mucho poder. También el empresario tiene mucho poder. Un empresario que les paga la mitad a sus obreros es un corrupto, y un ama de casa que está acostumbrada y cree que es lo más normal explotar a las trabajadoras domésticas, ya sea con el sueldo ya sea con el modo de tratar, es una corrupta, porque ya lo toma como normal.

Una vez, recuerdo una conversación que tuve con una persona, un profesional. Y me decía cómo llevaba la cosa. Joven, tendría treinta años. Y él me decía que trataba al personal doméstico de una manera nada noble, y mencionaba las cosas que hacía con el personal doméstico. Yo le dije: ‘Pero… usted no puede hacer eso. Eso es pecado’. ‘Padre –me dice–, no vamos a comparar esa gente conmigo, esa gente está para eso’. Y es lo que piensa el tratante sexual, el tratante de trabajo esclavo: los corruptos”.

La Semana Santa no puede ser solamente un recuerdo o unos días de descanso, es el tiempo de invitación para hacer crecer lo mejor de nosotros mismos. Que puede hacer la diferencia entre la mediocridad y la convicción de salir por el conformismo que nos paraliza y destruye y es la causa de la mayoría de los males que padecemos. Pero en ello, como siempre, usted tiene la última palabra.

padreleonardo@hotmail.com





Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.80
Venta
$18.80
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx