Pocas denuncian el acoso sexual en Nuevo Laredo


Cynthia, una joven de 25 años, dice que un hombre la presionaba con llamadas, mensajes y siguiéndola a casa para salir con ella


CESIAH GÓMEZ | 17/04/2018

0
0

Cynthia, una joven de 25 años que tiene un negocio de venta de celulares, atendía con amabilidad a sus clientes que acudían con frecuencia por equipos o accesorios, hasta que uno de ellos comenzó a visitarla más de lo normal y en cada “compra” aprovechaba para hacerle preguntas personales o la incomodaba con piropos.

Luego de varias semanas tratando de soportarlo y negándose a aceptar sus invitaciones para salir, su cliente consiguió sus redes sociales y el acoso hacia ella creció todavía más.

Las llamadas y mensajes de texto que le enviaba eran incontables y llegaba todos los días a la hora que cerraba su local para seguirla hasta su casa y tratar de convencerla de salir con él.

Estas acciones ya no eran románticas para Cynthia, pues al contrario, le daba miedo salir de su trabajo y tener que soportar sus insinuaciones por lo que no le quedó más remedio que demandarlo por acoso sexual.

Como ella, decenas de mujeres son hostigadas o acosadas. Sin embargo no todas presentan la denuncia correspondiente. Sólo en 2016 en Nuevo Laredo se registraron siete, mientras que el año pasado la cifra se redujo a cinco. Este año, apenas va una.

“A mí me pasó en la Secundaria, me acosaba mucho un chico que trabajaba en una vulcanizadora que estaba camino a la escuela y pues tenía que agarrar otra ruta más larga para evitar pasar por ahí y cuando se me hacía tarde, le decía a mi papá que me acompañara, pero sí me daba miedo que un día este hombre me siguiera y me hiciera algo”, mencionó Martina, otra afectada.

El acoso sexual es un delito que sufren principalmente las mujeres. Se caracteriza por el reiterado hostigamiento y persecución que tiene el objetivo de lograr que la otra persona acceda a hacer aquello que se le exige insistentemente. Se da en la escuela, el trabajo y la familia.

Puede ser verbal o físico, de naturaleza sexual. Los victimarios lanzan miradas lascivas, piropos o silbidos.

“Adiós, mamacita”, “¿A dónde vas mi amor?”, “¿Te acompaño preciosa?” o frases similares a estas, es común que las mujeres las escuchen en las calles mientras caminan solas.

EL DATO

Año Denuncias

2015 4

2016 7

2017 5

2018 1

Este año, apenas una







Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.00
Venta
$19.00
MINUTO A MINUTO
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx