Por qué no a la reforma educativa



| 20/05/2018

4
1

La derogación de la actual Reforma Educativa propuesta por AMLO, ha suscitado una gran controversia; la SEP se ha rasgado las vestiduras, obviamente en apoyo al PRI y su candidato, Anaya oportunista como es, hace su propia propuesta para conservarla, ¡claro él la apoyó! Y ambos proclaman que su derogación sería regresar al pasado corrupto en el que se vendían las plazas o se heredaban a los hijos o familiares de los maestros, en el que no había evaluación docente y en fin, cientos de argumentos endebles y carentes de sustento teórico.

Pretenden olvidar que si existieron esos vicios, fue porque se propició un maridaje insano entre la SEP y el Sindicato (SNTE) amafiados para el control y dominio de los maestros y continuar impunemente con un sistema educativo nacional caduco y obsoleto.

Cualquiera con un dedo de frente estará de acuerdo en que la educación que recibimos nosotros y hasta el año de 1972, era de gran calidad, los alumnos aprendían y sabían Historia Patria y Universal, Geografía del país y del planeta, Lengua Nacional, leían y comprendían los textos, con buena letra y ortografía, dominaban la Aritmética y Geometría capaces de resolver problemas sin ayuda de calculadoras pues sabían sumar, restar, multiplicar y dividir, además de los famosos quebrados, recurrían a la regla de tres simple y compuesta con facilidad, etc. Los maestros cumplíamos, no había puentes y las juntas sindicales eran los sábados. ¿Entonces qué pasó?

En múltiples ocasiones, en este espacio y en este matutino, he comentado de qué manera en 1972 se implementó la nefasta Reforma Educativa, que introdujo la programación por objetivos sustentada en la Taxonomía, metodología que ya habían desechado países como España y Chile por improcedente. Acabaron con las materias tradicionales, las fusionaron en forma por demás arbitraria e inconexa en Ciencias Sociales, Ciencias Naturales, Español (basada en la Lingüística que nadie conocía ni conocen), Matemáticas, olvidando la aritmética y geometría, una educación física sin maestros, eliminaron el civismo y olvidaron los valores y principios, empezó la debacle educativa.

Esta propuesta duró 20 años, hasta 1992, suficientes para borrar todo vestigio de la educación anterior, a los nuevos maestros los formaron (o deformaron) con planes y programas desvinculados de la labor docente, teorías inaplicables, carentes de la mística magisterial que antes nos caracterizaba. Los corrompieron y enviciaron, les ofrecieron “puentes” y propiciaron el ausentismo y el incumplimiento, evitaron capacitarlos y actualizarlos. Los maestros cayeron en la trampa y perdieron el respeto y el cariño que antes teníamos, empezaron a trabajar por el sueldo y no por el cariño a los niños y a la educación. Afortunadamente hubo y hay garbanzos de a libra que salvan al magisterio.

Recordamos de qué manera, cuando nuestros alumnos tenían que emigrar al otro lado, los compañeros nos preguntaban cómo le hacíamos para, trabajando con las uñas, los niños llegaran tan bien preparados, sobre todo en aritmética. Esa era la educación que perdimos, esos eran los maestros, eran otros tiempos que el Sistema corrupto se encargó de destruir. Evidentemente lo que menos le interesa es formar ciudadanos conscientes. Por eso apoyamos la derogación de la mal llamada Reforma Educativa, esperando recuperar la educación de antes. ¡Sí! Volvamos al pasado.

Gracias amable lector por la gentileza de su atención, le deseo un espléndido fin de semana en familia.





Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.80
Venta
$18.50
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx