Retorno agridulce de Tecolotes


En un agridulce torneo, varios jugadores destacan , jóvenes muestran buen futuro y la mayoría de los elementos extranjeros quedan a deber


Fotos: EL MAÑANA
ÁNGEL GONZÁLEZ @angelgonzalez06 | 29/05/2018

1
0

NUEVO LAREDO.- El torneo Primavera 2018 de la Liga Mexicana de Beisbol ya terminó para Tecolotes de los Dos Laredos, pero pese a los resultados hay varios jugadores que destacaron, otros que mantuvieron su nivel, los que corrieron con mala fortuna y algunos con un futuro prometedor.

Si bien es cierto las lesiones golpearon duro a los emplumados, también es verdad que muchas de las incorporaciones y movimientos que se realizaron no funcionaron.

Balbino Fuenmayor conectó nueve jonrones en la temporada.

ALZAN LA MANO

Después de su aventura por los campos de entrenamiento de Grandes Ligas, donde desafortunadamente para su causa no pudieron quedarse ahí, los venezolanos Balbino Fuenmayor y Néstor Molina llegaron a la frontera y demostraron su enorme valor en el circuito veraniego.

El “Balbinator”, demostró estar fuera de la Liga, al terminar con .348 en porcentaje de bateo con nueve jorones, 34 carreras producidas y 21 anotadas. Para remarcar el talento del toletero, conectó de hit en sus primeros 14 juegos de la temporada, llegó a hilar 10 turnos con un imparable y en la frontera fue demoledor logrando imparables en sus primeros 29 juegos en los dos Laredos, viendo cortada su racha en el segundo duelo de la doble cartelera del sábado ante Tijuana.

Por su parte, el “Superman sin capa”, quien terminó con marca de 4-4 y 2.85 en promedio de carreras limpias, se mostró como el as que la directiva y afición esperaba. De sus 10 aperturas, siete fueron de calidad y en sólo una fue aporreado, tolerando siete carreras ante los Saraperos de Saltillo.

En sus otras nueve salidas permitió más de tres carreras, pero fue una víctima de la poca productividad ofensiva de Tecolotes.

MENCIÓN HONORÍFICA

Dos peloteros mantuvieron un alto nivel durante gran parte del calendario regular, pero sus números pueden esconder el buen trabajo realizado en el terreno.

El diestro José Miguel Piña finalizó con marca de 4-5 y un 4.05 en promedio de carreras limpias que no asusta a nadie, pero estos números son engañosos.

El experimentado lanzador ganó sus primeras dos aperturas de la campaña ante Algodoneros y Acereros; sin embargo, aunque cuatro de sus últimas 10 salidas fueron de calidad el récord de ganados se le vino abajo, sufriendo par de derrotas en duelos donde apenas permitió dos carreras limpias y salió tres veces sin decisión en duelos donde lanzó para ganar, pero ya sea la falta de bateo o fallas en el bullpen le costaron.

En la pradera central Enrique “La Viborita” Osorio, lució a la defensiva cubriendo mucho terreno, mientras que con el madero finalizó con alto .304, con 63 imparables, 14 dobles, un triples, cuatro jonrones, 21 carreras producidas y 24 anotadas, siendo desde ya una pieza vital en el lineup de Tecolotes para los planes del mánager Félix Fermín.

LOS DE LA MAÑA SUERTE

La fortaleza de los búhos desde antes de iniciar la temporada era la rotación de abridores y así lo fue en temporada regular, pero hubo dos lanzadores que pese a trabajar de buena manera en la lomita, sus compañeros desaprovecharon su labor finalizando con números poco alentadores.



Terance Marín llegó a Tecolotes para demostrar que aún tiene mucho por dar.

Desde su primera apertura el 25 de marzo ante Algodoneros, donde lanzó seis innings de dos carreras, dio señales del buen nivel en el que se encontraba, aunque salió sin decisión.

De sus siguientes cinco aperturas, cinco fueron de calidad, saliendo sin decisión en par de ellas luego de brillantes trabajos ante Saltillo y Monterrey, aunque el bullpen estropeó el juego, sumada a la última de la campaña donde perdió el duelo de pitcheo ante Josh Lowey de Monclova, terminando con récord de 3-3 y 3.96 en promedio de carreras limpias.

Otro que corrió con poca fortuna fue “El Trotamundos”, Alexis Candelario, quien terminó con marca de 0-5 con 4.76 en promedio de carreras limpias.

El dominicano reportó tarde al campo de entrenamiento de Tecolotes debido a problemas de visa, y le costó durante las primeras semanas tomar su ritmo, pero sólo en una de sus últimas 10 salidas de la temporada permitió más de tres carreras limpias. Esa fue el domingo 13 de mayo ante Sultanes de Monterrey, donde después de lanzar cinco innings sin hit ni carrera, un error de Gustavo Núñez en la sexta tanda abrió la puerta a Monterrey, algo que se presentó en cada una de sus aperturas.

EL CAMBIO DE FLORES

A mediados de abril y ante la necesidad de buscar algunos revulsivos para levantar el vuelo ante las lesiones, la gerencia de Tecolotes decidió mandar al experimentado Manuel Flores a Monclova a cambio de los derechos de J.P. Ramírez y Rylan Sandoval.

Pese a que Flores había tenido dos complicadas aperturas, el dejar el puesto en la rotación fue costoso para los emplumados ya que desde el momento de su salida del club, Chros Rocha, Tony Guerra y Gerardo Gutiérrez trabajaron la apertura situacional (spor start), donde Tecolotes no ganó ninguno de los ocho juegos donde esto ocurrió.

Terance Marín fue protagonista de tres “altercados” por pelotazos.

El bateador zurdo J.P. Ramírez, quien vio acción en 27 juegos, apenas bateó para .191, con un jonrón y cinco carreras producidas; Rylan Sandoval jugó siete duelos y en 22 turnos apenas pegó dos hits y se ponchó en 18 ocasiones.

Manuel Flores vino el jueves y le ganó a Tecolotes con los Acereros de Monclova y ahora está en la Semifinal de la Zona Norte donde se medirán a los Sultanes de Monterrey.

REFUERZOS QUEDAN A DEBER

Jeremías Pineda y Anderson Hernández habían caído como anillo al dedo, ambidiestros, con buen contacto y sólidos a la defensiva, pero las lesiones los marginaron.

Del róster que arrancó la temporada, donde de las piezas extranjeras fallaron de inmediato. El lanzador cubano Reinier Roibal fue una decepción, luego de llegar como el mejor en la liga invernal venezolano, pero acá ni en la rotación y menos en el bullpen funcionó terminando con récord de 0-2 y altísimo 9.45 en promedio de carreras limpias admitidas.

El venezolano José Ascanio, quien llegó como cerrador fue cortado muy rápido, luego de ver acción apenas en tres juegos, logrando par de salvamentos. En su lugar llegó el dominicano Juan Paniagua, quien no cumplió del todo las expectativas finalizando con marca de 0-1, con 5.63 en promedio de carreras limpias admitidas y tres salvamentos en cuatro oportunidades, sin olvidar que fue suspendido cinco juegos por usar una sustancia prohibida a la hora de lanzar.

El venezolano Alejandro Arteaga llegó a media campaña para tomar el puesto de preparador y lo hizo bastante bien. En ocho juegos lanzó nueve entradas, permitió apenas dos carreras y se fue con marca de 1-0 y 2.00 en PCLA. Pese a ser unos de los movimientos más atinados, la directiva decidió sacrificarlo para buscar bateo.

Y justo en el bateo fue donde no le atinaron.

Leandro Castro y Max Ramírez iniciaron de la misma forma, pegaron jonrón en su primer turno como Tecolotes, pero fue el único que lograron, terminando con promedios de .214 y .200, respectivamente.

Para la recta final de la campaña se incorporaron los dominicanos Gustavo Núñez y Yeison Asencio.

Núñez, quien es ambidiestro y llegó para jugar como shortstop pasó muchos problemas defensivos. En el aspecto ofensivo, llegando como primeros en el orden apenas bateó para .268, con 22 imparables y tres bases robadas en seis intentos.

Asencio, quien llegó para proteger un poco a Balbino Fuenmayor en el orden al bat pegó par de jonrones y remolcó 13 carreras para un .278 en porcentaje de bateo, aunque cubriendo el jardín derecho también presentó algunos problemas, por los que ambos jugadores podrían estar en duda para volver el próximo torneo.

FUTURO PROMETEDOR

Ante la necesidad de llenar algunos espacios, varios peloteros jóvenes vieron acción durante la temporada, mostrando buenas hechuras. Pensando a mediano plazo.

El chihuahuense Carlos Muñoz, de 23 años, llegó proveniente de la organización de Piratas de Pittsburgh y tras buen invierno con Venados de Mazatlán se esperaba mucho de él, pero el rol de cuarto y quinto en el orden le costó.

Perdió la titularidad y terminó lesionado. Concluyó la temporada con .260 de porcentaje de bateo con un jonrón y 10 carreras producidas y seguro Félix Fermín le pondrá especial atención para acoplarlo a la pelota veraniega.

Otro joven que debutó en la LMB fue Héctor Ponce, originario de Culiacán. Con sus 23 años, y pese a sólo ver 20 turnos al bat, enseñó mucho talento y buena cobertura defensiva, por lo que se le vislumbra un buen futuro.

La más grata revelación fue Gerardo Gutiérrez.

El chamaco de 19 años y nacido en Tecax, Yucatán, acaparó las miradas de la prensa nacional en los parques donde se presentó.

Vio acción en 15 juegos, dos de ellos como abridor ante los Toros de Tijuana a quienes maniató durante su estancia en la lomita. Pese a terminar con marca de 0-1, el 3.75 en promedio de carreras limpias admitidas es muy bueno para él y para la organización de Tecolotes que tiene en Gutiérrez un buen brazo para muchas temporadas.

Néstor Molina cumplió como el as en la rotación.





Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.70
Venta
$18.60
MINUTO A MINUTO
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx