El Legado del Diablo



| 17/06/2018

0
0

No hay nada más satisfactorio que dejar el cine con la sensación de que has experimentado algo realmente genuino y único. Encontrarse algo así, especialmente en el género de horror tan atestado de clichés y fórmulas desgastadas es aún más sobresaliente.

Aunque en reseñas tempranas se le ha comparado con clásicos tan icónicos como "El Exorcista" (1973), la verdad es que "El Legado del Diablo" (Hereditary, Dir. Ari Aster, 2018) es todo lo que se debería esperar de una película debut de un director; una película que hace uso de muchos elementos útiles que lo mejor del género le ha heredado, pero que no busca parecerse a ninguna otra.

Luego de la muerte de su madre, Annie Graham (Toni Collette) empieza a experimentar eventos perturbadores y trágicos junto a su familia; eventos que parecen estar conectados con la oscura vida secreta que la abuela llevaba en vida.

La sinopsis es simple, incluso el título oficial que le dieron en español en México es simple y genérico, pero esta película está muy lejos de serlo. Con un ritmo relativamente lento al inicio, nos va permitiendo adentrarnos en la vida y la interacción cotidiana de los miembros de esta familia; una familia que desde el comienzo nos da indicios de no ser una familia común y corriente. La peculiar apariencia y personalidad de la joven protagonista, aunque pareciera el típico recurso que se utiliza para causar una inducida aversión hacia lo feo, en este caso es utilizado de manera efectiva para darnos esa sensación de desapego con lo que nos parece extraño. Nos pone desde el inicio en una posición incómoda y suspicaz, la cual solo se va agudizando conforme los sucesos y la historia se desenvuelve. Es tan efectiva esta atmósfera que crea de incertidumbre y desasosiego, que en algún punto de la película deja de interesarnos en cierto modo la resolución de las cosas. Por unos minutos estamos tan adentrados en la historia que solo queremos que termine nuestra angustia, al mismo tiempo que no podemos evitar querer verla hasta el final. El morbo mezclado con un masoquismo emocional.

El realismo con el que se retrata a los personajes es algo clave en nuestro envolvimiento en la historia. A pesar de ser personajes sumamente defectuosos, en situaciones con los que la mayoría de los espectadores no se identificarían, toca sutil y adecuadamente ciertas fibras delicadas con respecto a la interacción familiar con los que si podemos conectar la mayoría. Empezando por lo que sugiere su título original en inglés "Hereditario", evoca el miedo natural a no tener control total de lo que somos o de lo que hacemos por la inevitable influencia de nuestra familia, un miedo que todos experimentamos consciente o inconscientemente. El miedo a no poder evitar amar lo que es familiar, y el estar atado a ello para siempre, o el miedo a no amarlo como se debería. Estos temas subyacentes nos posibilitan un nivel de empatía con los protagonistas, por mas extremas las circunstancias. A esto tambien ayuda la soberbia interpretación de Toni Collette en el papel protagónico, quien sigue demostrando que no hay género en el que no pueda desenvolverse ni papel del que no pueda adueñarse.

Aster nos regala con su ópera prima una película que llega para reivindicar al género. Lo hace tomando ventaja de los elementos esenciales de los clásicos de horror, pero adaptandolos a un ritmo narrativo propio, haciendo un uso de un trabajo magistral en la edición que ayudan a no sobrecargar la historia de escenas perturbadoras, que solo la convertirían en una película “gore” más. En su lugar a un ritmo pausado va construyendo poco a poco la tensión, entregando escenas impactantes en momentos precisos que nos conducen como espectadores por el mismo viaje paranormal y traumático de los protagonistas. El terror que produce no surge de efectos de sonido exagerados, ni se centra en escenas especificas. Es un estado de animo que va construyendo juntando una variedad de elementos: la musica, el timing correcto, el guion bien construido. Es una clase magistral de la construcción del suspenso y el climax emocional en el horror, un clásico instantaneo con personalidad propia.





Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.00
Venta
$19.00
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx