Mirador




17/06/2018

HISTORIAS DE LA CREACI√?N DEL MUNDO

El Se√Īor hizo al zorrillo.

De inmediato todos los animales se alejaron de él. Su fétido olor lo hacía detestable.

Solo y su alma -y su aroma- andaba el pobre zorrillo, sin que nadie quisiera juntarse con él.

Lloraba mucho, claro, pues todos tenían amigos, menos él.

El Se√Īor, compasivo, sumi√≥ al zorrillo en un profundo sue√Īo, y de una de sus costillas le hizo una preciosa zorrillita.

Cuando el zorrillo despertó vio a aquella bellísima criatura. Triste, lleno de confusión, se alejó de ella, igual que se apartaba de los demás animales. Pero la zorrillita se le acercó, mimosa, y restregándose en él le dijo con voz llena de amor:

- ¬°S√≠ que hueles bonito! ¬ŅQu√© loci√≥n usas?

¬°Hasta ma√Īana!...