Y México perdió



| 20/06/2018

0
0

Sí, el domingo pasado, México perdió en el partido contra Alemania…. 500,000 dólares, que la federación tendrá que pagar, gracias a su afición, quienes con su grito homofóbico, justificado por unos pocos, y rechazado por cualquier argumento inteligente, se han convertido en los principales rivales, ya que, pueden ser los causantes de las descalificación de la Selección, e incluso, inhabilitarlo.

Las campañas no han rendido su fruto. Uno pensaba que los mexicanos que asistieran a Rusia, por su alto nivel económico, tuvieran algo más de cultura y con un comportamiento ejemplar, digno de imitarse sin perder la alegría que nos caracteriza. Desafortunadamente el comportamiento de no pocos de ellos, puedan dar al traste lo que a millones ha alegrado. Con ese apoyo, ¿quién quiere enemigos?

Y en la vida, también ocurre algo similar: aquellos en quienes quisiéramos encontrar apoyo, a veces se comportan como si desearan nuestra caída. ¡Cuántos padres, con su conducta, se han convertido en enemigos de sus hijos y viceversa! Los aparatos electrónicos, que deberían facilitarnos nuestra comunicación, nos han aislado de tal manera, que se han vuelto nuestros confidentes y hasta nuestros confesionarios, donde somos capaces de comunicar lo peor de nuestras conductas, mendigando “likes”.

Y la vida va quedando vacía, insoportable para vivir, como lo fue para el famoso cocinero Anthony Bourdain para quien la fama, sus viajes, sus comidas, sus riquezas –envidiadas por buena parte de la humanidad-, quiso terminarla en un lujoso cuarto de hotel, suicidándose.

Muchos de los apoyos que buscamos, tan veleidosos, se vuelven contra nosotros, despojándonos de nuestros mejores logros.

El pasado miércoles, el Papa dijo en su audiencia:

“Y en aquella pregunta está el desafío de cada existencia, también el nuestro: el deseo de una vida plena, infinita. Pero, ¿cómo hacer para llegar? ¿Qué sendero recorrer? Vivir de verdad, vivir una existencia noble… Cuántos jóvenes buscan ‘vivir’ y después se destruyen yendo tras cosas efímeras.

Algunos piensan que es mejor apagar este impulso -el impulso de vivir- porque es peligroso. Quisiera decir, especialmente a los jóvenes: nuestro peor enemigo no son los problemas concretos, por serios y dramáticos que sean: el peligro más grande de la vida es un mal espíritu de adaptación que no es mansedumbre o humildad, sino mediocridad, algo pusilánime. ¿Un joven mediocre es un joven con futuro o no? ¡No! Permanece allí, no crece, no tendrá éxito. La mediocridad o la pusilanimidad. Aquellos jóvenes que tienen miedo de todo: ‘No, yo no soy así...’. Estos jóvenes no irán adelante. Mansedumbre, fuerza y nada de pusilanimidad.

El beato Pier Giorgio Frassati -que era un joven- decía que es necesario vivir, no ir tirando. Los mediocres van tirando. Vivir con la fuerza de la vida. Es necesario pedir al Padre celestial para los jóvenes de hoy el don de la sana inquietud. Pero, en casa, en vuestras casas, en cada familia, cuando se ve un joven que está sentado todo el día, a veces la madre y el padre piensan: ‘Pero éste está enfermo, tiene algo’ y lo llevan al médico. La vida del joven es ir adelante, ser inquieto, la sana inquietud, la capacidad de no conformarse con una vida sin belleza, sin color. Si los jóvenes no tienen hambre de una vida auténtica, me pregunto, ¿a dónde irá la humanidad? ¿A dónde irá la humanidad con jóvenes quietos y no inquietos?”.

Una actitud en la que usted, como siempre, tiene la última palabra.

padreleonardo@hotmail.com





Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.30
Venta
$20.30
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx