El colapso del PRI




14/09/2018

El que fuera el partido predominante en la ciudad de manera ininterrumpida por décadas, ahora vive su peor momento.

Sin decir agua va y sin poder defenderse le tumbaron a Chuy Valdez su regiduría, así nada más.

Ahora es tanta la sequía que hasta la luz le cortaron ??por exceso de pago? al búnker del tricolor.

En 5 años pasaron de tener la alcaldía con la mayoría de las regidurías y una diputación federal a sólo tener una regidora -porque les quitaron la segunda-.

Aquí hay que tomar en cuenta 2 fenómenos -similares-, pero cada una con sus implicaciones.

A nivel nacional desde que inició la administración de Enrique Peña Nieto, la figura del Presidente de la república era equivalente a un chiste, un meme andante, pues a lo largo de su gestión recordamos más sus desaciertos que fueron motivo de gracia en las redes sociales que cualquier otra cosa que haya hecho o dejado de hacer, buena o mala -aunque parecen ser más las malas- y eso impactó de forma negativa la percepción de la gente sobre su partido.

Aunque no fue EPN solo, sino todo su gabinete percibido también como arcaico y corrupto que replicó las malas como la Casa Blanca, que nunca se borró de su expediente público.

Ahora, el declive a nivel local del partido, aunque tuvo mucho que ver con el desánimo y panorama nacional, obedece más a la decepción que dejó la última gestión tricolor en la ciudad.

Podríamos hacer el reto de ??las calles completas?, ¿conoce usted alguna vialidad en Nuevo Laredo sin baches?, podemos recorrer mental o físicamente Nuevo Laredo sin encontrar alguna en perfectas o decentes condiciones, incluso en sectores privilegiados.

De Dignas y modernas las escuelas no tienen casi nada -hablando de su infraestructura- y ahora que arreciaron las lluvias fue evidente que la impermeabilización y capitas de pintura que aplicó la administración de Rivas para decir que está apostándole a la educación ayudó en poco o nada, pues los salones ??impermeabilizados? están goteando.

Muchos planteles están igual que desde su fundación, las autoridades nunca se preocuparon por el mantenimiento de las escuelas.