Los del SENTRI; de aquí y de allá



| 23/09/2018

0
0

Hace unos días fui al SENTRI a dar de baja mi vieja camioneta para dar de alta la nueva. Siempre que va uno a realizar algún trámite a cualquier oficina gubernamental del otro lado, como que siente uno cierto temor, algo de nerviosillos y es que de pronto se enfrenta uno a personas que no nos ven muy bien, eso ha sido siempre; ¿se acuerdan de aquella agente de migración en el Puente I, la que usaba los lentes en la punta de la nariz? Todos le teníamos pavor, era tremenda y como ella, había otros agentes que infundían cierto resquemor; bueno así llegué a las oficinas del SENTRI.

Para mi sorpresa me atendieron de lo más amable, no llevaba cita, me habían dicho que después de las 2:00 de la tarde sí atendían sin ella, y como hasta las 2:00 salgo del trabajo, pues a esa hora fui. Cuando llegué sólo estaba un agente atendiendo a dos señoras ya entradas en años (no, tú no), me llamó la atención el grado de amabilidad con que lo hacía, hasta el tono de su voz trataba de ser más suave y con una paciencia franciscana le explicaba cada cosa con peras y manzanas, en eso llegó otro e inmediatamente me llamó, le expliqué lo que quería y me orientó de lo que más me convenía, con la misma paciencia que lo hacía su compañero.

Las personas ya mayores como yo, les platico, pues no estamos familiarizados con la tecnología, así que si me preguntaba que cuándo había entrado a la página, pues no sabía qué contestar, amablemente me enseñó a hacerlo en mi teléfono, ni me imaginaba que se podía, pero me orientó atingentemente. Me indicó que me convenía más solicitar el global, que era más económico y me llegaría más pronto, el otro se tarda entre dos y tres meses y hasta más. Todavía dejó todo listo para que al día siguiente volviera con el pasaporte mexicano vigente para finalizar el trámite. Así lo hice y nuevamente me volvió a atender de forma extraordinaria.

Las personas como el señor Valdivia, que así es su apellido, no sólo le dan a uno confianza, sino que nos devuelven la fe en la humanidad, todavía hay personas que pese a que portan un arma en la cintura, se comportan humanamente. Mis respetos para los dos agentes que estuvieron el turno de en la tarde, ambos, son magníficas personas.

Pero bueno, yo como la Chimoltrufia, como digo una cosa, digo la otra. Anoche que salí a mi caminata de la tarde-noche, vi con desagrado que el negocio que usurpa el terreno municipal de la esquina por Venustiano Carranza frente al monumento a Carranza y digo terreno municipal pues es un área verde adyacente a la Unidad Deportiva la cual, indebidamente cercaron para poner su changarro, pues olímpicamente (tal vez para festejar los cincuenta años de las Olimpiadas en México) han puesto una serie de sillas viejas para impedir el estacionamiento frente a su negocio, violando el reglamento municipal que no permite los privados, la calle es de todos.

De esta manera los visitantes a la Feria y ahora que no está lloviendo que pudieron venir, pues no van a encontrar dónde estacionarse porque el señor tranquilamente no lo permite frente a su changarro y esto a ciencia y paciencia de la autoridad pues a sólo una cuadra están los agentes de tránsito que no hacen nada para impedir tal arbitrariedad. Por eso estamos como estamos, cuando no hay autoridad la gente hace lo que quiere, Además no es el único que pone obstáculos frente a su casa, por la Ruiz Cortines hay otra casa que hace lo mismo, ni que fueran los dueños de la calle. ¡He dicho! Y estoy indignado.

Una buena: el zacatito de la Casa de la Cultura, agradecido como es, ya respondió a la lluvia que nos ha caído y se está poniendo muy bonito, ya se ve todo verde y pachoncito y es que el zacatito es muy noble, sólo pide un poco de agua, misma que le habían negado, pero ahora que se la mandaron del cielo, pues ya es otra cosa.

Gracias amable lector por la gentileza de su atención, le deseo un espléndido fin de semana en familia, si puede lléveselos a la Feria, aunque sea a bobear, la exposición ganadera vale la pena, ¡ah! y no cuesta.





Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.80
Venta
$20.00
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx