Sólo en México



| 23/09/2018

1
1

No es ningún secreto que en nuestro país los muertos ya no caben en los nosocomios, o que éstos están saturados de cuerpos sin reclamar, esperando su turno para ser arrojados a la fosa común. Sin embargo, lo sucedido la semana próxima pasada en Guadalajara, Jalisco, en donde se detectó, no una, si no dos cajas tráiler remolcadas por un tractocamión deambulando por las afueras de la ciudad, perdido, sin saber a dónde dirigirse, cuyo cargamento, después nos enteramos, era de 257 cuerpos, no tiene comparación, ni explicación valida alguna.

Tampoco es noticia la cifra, para algunos todavía alarmante, de personas fallecidas por homicidio doloso e intencional en lo que va del presente sexenio. Si para muchos este dato fue aterrador en el periodo de Felipe Calderón, en el cual se registraron 102 mil 859 carpetas de investigación por este delito, en el actual periodo de Peña Nieto la cifra asciende a más de 110 mil, siendo este último año el mas violento del que se tenga registro sumando más de 20 mil asesinatos violentos en todo el país.

Cabe hacer mención que estas cifras sólo comprenden las estadísticas oficiales de datos de incidencia delictiva aportados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), que además reporta que el pasado mes de julio ha sido el mas violento del año y por ende el más violento de la historia, superando las tres mil víctimas de homicidio doloso. Y aunque para muchos esto ya de por sí representa un número exorbitado de muertes violentas, falta contabilizar todas aquellas no incluidas por falta de la apertura de una carpeta de investigación por la autoridad competente.

Faltaría agregar todas las fosas comunes, las desapariciones forzadas, los levantones, y todo lo que no está documentado como cifra aportada por el gobierno que se estima podría llegar a ser el doble de lo que aparece oficialmente arriba aportado.Es aquí donde cabe hacer la observación sobre qué fin debieron o deben tener los cadáveres apilados en las cajas encontradas en Jalisco, si ninguno tiene detrás una carpeta abierta para investigar las causas de su muerte, requisito legal para proceder a su debida incineración.

Lo que está fuera de todo orden es tolerar que se trate de esta manera a los cuerpos de personas sin vida, aunque éstos no hayan sido reclamados, o identificados por sus familiares. Ni con los despidos de las autoridades jaliscienses es suficiente para remediar el trato indigno en este caso, menos aún, ofreciendo disculpas de parte del gobernador priista de aquella entidad. Lo que se exige es, aparte de la debida investigación de las causas del fallecimiento de estas personas, el necesario y urgente esclarecimiento de los hechos que tienen al país entero embargado de pena con lo sucedido.

ADENDUM

Otro de los casos que no sólo debe indignarnos, sino que debemos exigir se investigue a fondo es el caso de las mochilas de segunda mano que adquirió el gobierno del estado de Tamaulipas, en donde no sólo es denigrante tapar el logo de Gto (Guanajuato) sobreponiendo el de Tam, ambos azules panistas, sino que es urgente y necesario saber el costo real de las mochilas escolares y lo que se facturó por ellas.

Esto demuestra una vez más que para el gobierno de Cabeza de Vaca los alumnos tamaulipecos son de segunda, y que cuando se trata de apoyar a la educación, primero está el negocio.

¡Qué poca vergüenza!





Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.70
Venta
$18.60
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx