Pecado capital




08/11/2018

Estamos en Transilvania. Una asustada doncella le cont√≥ a su madre: ‚??Anoche entr√≥ por la ventana Dr√°cula a mi alcoba‚?Ě. Inquiri√≥ la se√Īora, preocupada: ‚??Y ¬Ņqu√© te hizo?‚?Ě. La c√°ndida muchacha le detall√≥ circunstanciadamente lo que le hab√≠a hecho. Y decret√≥ la madre: ‚??No era Dr√°cula‚?Ě‚?¶ El rey Luis XV vio que a su palacio hab√≠an llevado una sala estilo Luis XV. ‚??Sacadla de aqu√≠ -orden√≥ al punto-. Ya sab√©is que no me gustan esos muebles modernistas‚?Ě‚?¶ El padre Arsilio y el rabino Lamden ten√≠an buena amistad. Cierto d√≠a estaban conversando, y el sacerdote le pregunt√≥ a su amigo: ‚??Ustedes no pueden comer jam√≥n, ¬Ņverdad?‚?Ě. ‚??As√≠ es -respondi√≥ el rabino-. No podemos comer jam√≥n‚?Ě. ‚??Qu√© l√°stima -dijo el padre Arsilio-. Es muy sabroso‚?Ě. Tras unos instantes de silencio pregunt√≥ el rabino Lamden: ‚??Ustedes no pueden tener trato con mujer, ¬Ņverdad?‚?Ě. ‚??As√≠ es -contest√≥ el sacerdote-. No podemos tener trato con mujer‚?Ě. ‚??Qu√© l√°stima -se condoli√≥ el rabino-. Eso es mucho m√°s sabroso que el jam√≥n‚?Ě‚?¶ No recuerdo si el sapient√≠simo se√Īor Sobarzo recogi√≥ en el √ļtil libro que escribi√≥ sobre el vocabulario de Sonora la expresi√≥n ‚??√°√Īil‚?Ě, usada all√° para significar ‚??¬°Naturalmente!‚?Ě, ‚??¬°Claro!‚?Ě, ‚??¬°Por supuesto!‚?Ě, ‚??¬°A huevo!‚?Ě. Sucedi√≥ que en un barrio de Hermosillo escase√≥ el agua. Cierta se√Īora llam√≥ por tel√©fono a un programa de radio que recib√≠a quejas de los ciudadanos y le dijo al encargado: ‚??Tengo que levantarme a media noche a coger agua, porque el resto del d√≠a ya no llega‚?Ě. Pregunt√≥ el locutor: ‚??¬ŅY anoche cogi√≥?‚?Ě. Hizo una pausa la se√Īora y respondi√≥ en seguida: ‚??¬°√Ā√Īil!‚?Ě‚?¶ El agua es l√≠quido vital, si me es permitido el empleo de esa frase in√©dita. Podemos, aunque sea dificultosamente, vivir sin vino, licores o cerveza, pero vivir sin agua es imposible. En el campo el agua es fundamental -‚??Con dinero, agua y tractor cualquier pendejo es agricultor‚?Ě-, pero en las ciudades cobra m√°s importancia a√ļn, por eso se cobra a precio en ocasiones alto, con el pretexto de que ‚??Dios da el agua, pero no la entuba‚?Ě. Hacer que por culpable negligencia falte el agua en una ciudad, y m√°s en una urbe como la CDMX, es falta grave. Incluso en la provincia esa falla es pecado capital. Desde ahora tanto el Gobierno federal como el de la ciudad deben prever las cosas de tal modo que no se repita el desastre que en estos d√≠as hemos visto. √Ā√Īil‚?¶ No√© escuch√≥ ruidos extra√Īos en el cl√≥set de su rec√°mara en el arca, y advirti√≥ en su esposa se√Īales claras de nerviosidad. Abri√≥ el cl√≥set y vio en √©l a un individuo. Antes de que el patriarca pudiera pronunciar palabra su mujer se justific√≥: ‚??T√ļ tambi√©n subiste al arca dos ejemplares de cada especie‚?Ě‚?¶ Babalucas se iba a casar. Lo visit√≥ un agente de seguros y le dijo: ‚??Ahora que va usted a casarse deber√≠a tomar un seguro de vida‚?Ě. ‚??No creo necesitarlo -respondi√≥ el badulaque-. Ella no es tan peligrosa‚?Ě‚?¶ Acnerito, el hijo de do√Īa Holofernes y don Poseid√≥n, cumpli√≥ 18 a√Īos. Su madre pens√≥ que el muchacho estaba ya en edad de saber ciertas cosas de la vida, y le pidi√≥ a don Poseid√≥n que le hablara de lo que hacen las abejitas y los pajaritos. El genitor llev√≥ aparte a su hijo y con √©l sostuvo el di√°logo siguiente: ‚??¬ŅRecuerdas, hijo, la √ļltima vez que fuimos t√ļ y yo a la ciudad?‚?Ě. ‚??S√≠, ‚??ap√°‚?Ě. ‚??¬ŅY recuerdas que en la calle nos abordaron dos muchachas muy pintadas que mascaban chicle y llevaban bolsas de chaquira, medias de malla y zapatos de tac√≥n aguja?‚?Ě. ‚??S√≠, ‚??ap√°‚?Ě. ‚??¬ŅRecuerdas que las llevamos al hotel?‚?Ě. ‚??S√≠, ‚??ap√°‚?Ě. ‚??¬ŅY recuerdas lo que ah√≠ hicimos con ellas?‚?Ě. ‚??S√≠, ‚??ap√°‚?Ě. ‚??Bueno -concluy√≥ don Poseid√≥n-. Eso es lo que hacen las abejitas y los pajaritos‚?Ě‚?¶ FIN.