Disculpa… ¿me dijiste algo?



| 18/11/2018

0
0

¿Cuántas veces han estado a punto de decirle algo a alguien y se han detenido? Esas palabras contenidas, no dichas, que se quedan por ahí en el terrible mundo de la nada. Me pongo a pensar en qué de cosas no me han dicho, qué de cosas no he dicho. Cuántas veces me detuve y no di ese piropo albañilero, esos buenos días, esa palabra de amor o de odio, cuántas veces me contuve hasta morderme la lengua y apretar los dientes, cerrar el puño fortísimo. Otra vida tendría si todo lo que quería decir lo hubiera dicho, si no existieran esos filtros que nos atrapan, ese miedo vestido de buena educación, esos filtros que son como un sedante para lograr la plenitud. Hubiera amado a otras personas, hubiera vivido en otras partes, hubiera hasta conducido otro coche si le hubiera dicho al de la agencia que no estaba tan seguro de querer ese modelo. Si le hubiera dicho a quien amé todas esas cosas que retuve en mi garganta. Otros rumbos querido lector, otro rumbo vería por las ventanas si no hubiera callado. Pero sí, callamos, pero sí, hay silencio, una cierta prudencia estúpidaautosofocando nuestras vidas. Hay ojos que debí gritar me enamoraban, hay atardeceres, hay palabras, palabras exactas que tuvieron su momento preciso pero que escogí callar. También están aquellas palabras que nunca me dijeron, pero que sé, que siento existen o al menos existieron. Cuántas veces borraron mensajes que me tenían como destinatario, cuántas cosas no me dijeron, cosas que hubieran cambiado mi vida. Hay palabras que seguro necesité, que hubiera atesorado, pero no las dijeron, las guardaron en el terrible cajón obscuro de la pena. Cuántas veces se pararon en mi puerta y no tocaron, no apretaron el timbre, no tomaron mi brazo, no me besaron así de la nada como en las películas, cuántas palabras no serán nunca más, no serán memoria, no podré contarlas cuando esté viejo. He decidido vivir sin filtros por un rato, a ver qué tal. Decir lo que siento, y buscar, y provocar me digan lo que sienten. Quiero que el rumbo de mi vida no sea definido por la omisión, quiero que el rumbo de mi vida sea decidido por un concierto de voces, algo así como la locura. Escuchen, digan, hablen, paren las orejas, abran los sentidos, porque también hay palabras mudas que fácilmente se extravían. Estén alertas, alguien podría estar queriendo decirlesalgo. Ni modo mano, así es esto ¿qué le vamos a hacer? jorgesantana1@gmail.com





Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.20
Venta
$20.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx