Cuesta arriba




09/12/2018
Cuando el ser humano se da cuenta que es un vendedor‚?¶ que naci√≥ para vender, YA HABR√Ā PASADO m√°s de la mitad de su vida, tendr√° la ventaja de transformar su instrucci√≥n acad√©mica en un cumulo seleccionado de semillas que renacer√°n en su ser, transform√°ndose; hasta convertirse en un gran vendedor.



El vendedor nace y se hace bueno a través del tiempo y su pasión por la excelencia.



De acuerdo a sus sentimientos, el vendedor puede hacerse malo: un mal vendedor siempre pierde el camino.



Un buen vendedor es aquel que lleva en sí valores tan grandes como, la honradez, lealtad, honestidad, etc, tiene muchas posibilidades de caer pero muchas más para levantarse y seguir luchando cada vez con más seguridad, e integridad.



Toda la experiencia en las ventas pasa del cerebro al corazón: incluso el mensaje hablado lleva una connotación de perfección, logrando para sí mismo la oportunidad para ser mejor, en toda la extensión de la palabra.



La experiencia se reabsorbe en esencia y se mentaliza, adquiriendo un valor sin igual, mostrándose a todo género vendedor.



En ocasiones por cuestiones normales de la vida y ajenas a la voluntad, las cosas se tornan difíciles entrando a una cuesta ascendente, la cual se afronta con valor.



El ver hacia atrás no está en sus posibilidades, no se permiten esa debilidad, el valor de la decisión es muy fuerte.



Saben que son los mejores y pasionalmente se desesperan por demostrarlo.



La pasión por el triunfo es lo mejor que se tiene, con ese valor construyen el camino al éxito.



El destino que se trazan estos vendedores por lo regular es visualizado con anticipación; lo cual le es negado a muchos.



Nada detiene a estos seres privilegiados, los elementos naturales son los que menos.



Existe un elemento exterior en un plano menor, muy preocupante; porque causa problemas bastante complicados, muy internos e intensos. Se llama, ‚??‚??gente.



La mentalidad de la gente: es comparada con una mariposa de volar inestable.



La serenidad que le da tranquilidad a un vendedor: garantiza que la mariposa permanezca quieta en donde esta, representando la idea en una persona en particular, retractando el ímpetu y la agresividad del vendedor.



Gran parte del éxito está basado en permanecer la tranquilidad de la mariposa, para lograrlo.



Para el vendedor: este efecto le sirve para comprender y aprender a manejar bien, el arte de hacer sentir bien a la gente.



Este es uno de los muchos modos que existen para garantizar el √?XITO: la experiencia hace la diferencia, todas las mentes como las mariposas, mientras est√©n las condiciones favorables ah√≠ est√°n, el vendedor tiene todo a su favor para ascender, espiritualmente y en conciencia.



Si en este campo de acción te encuentras con un vendedor de corazón de oro: seguro te instruirá y te impulsara, aunque muchos no aceptan y reviran, no hacia atrás sino hacia, abajo.



El vendedor de corazón de oro no lo parece pero lo es, en asuntos de convivencia siempre está dispuesto a departir y compartir experiencias.



El vendedor de corazón de oro: transmite como una estación de radio, es transmisor de honradez, honestidad y lealtad, cosas muy poco agradables para la mayoría, que lo que menos quieren es comprometerse, a eso.



El guía y maestro de un vendedor de corazón de oro, mora en los altísimos cielos: quien no comulga con él es sencillamente un vendedor cualquiera, fácil de descubrir.



Amoroso y amante padre celestial: gracias que nos escuchas en el nombre de Cristo Jes√ļs. Am√©n. Am√©n.