Presentan plan para rescatar refinerías


Las 6 refinerías del País serán intervenidas mediante plan de rehabilitación a partir de 2019, informó Secretaria de Energía, Rocío Nahle



09/12/2018
Las seis refinerías del País serán intervenidas mediante un plan de rehabilitación a partir de 2019, informó la Secretaria de Energía, Rocío Nahle.

En la presentación del Plan Nacional de Refinación, la funcionaria afirmó que su aplicación es urgente debido a que, este año, México tendrá el mayor déficit de su historia en la balanza comercial petrolera.

Desde la sede de la terminal marítima de Dos Bocas, explicó que, de un superávit de 15 mil millones de dólares registrado en 2008, Pemex pasó a un déficit de 24 mil millones de dólares este año.

Abundó que, en ese periodo, si bien se exportaron 31 mil millones de dólares de petróleo, la importación o compra de petrolíferos ha sido de 55 mil millones de dólares.

"(Se establecerá una) ruta de trabajo que nos permita a los mexicanos, en un corto a mediano plazo, revertir algunos índices productivos y comerciales que hoy no son favorables, para que en este sexenio la balanza comercial petrolera deje de ser deficitaria y tener un superávit para equilibrar la balanza de pagos en el País", afirmó.

Nahle señaló que el País importó este año el 80 por ciento de las gasolinas que consume, y que el sistema nacional de refinación, que consta de 6 refinerías, estuvo trabajando al 38 por ciento de su capacidad.

Octavio Romero, director de Pemex, afirmó que, pese a que Gobiernos anteriores han invertido al menos 8 mil 346 millones de pesos para rehabilitar las seis refinerías, la producción de combustibles se desplomó.

"Con inversión y sin ella, los resultados son los mismos: una caída sistemática en la producción de combustibles en nuestro País", resumió.

"Como consecuencia de estos desastrosos resultados, encontramos que en el año de 1990 importábamos tan sólo 36 mil barriles diarios de gasolina. Para el año 2018, el incremento es atroz: compramos en el exterior 591 mil barriles diarios de gasolina, 54 mil de turbosina y 235 mil barriles de diesel, lo que hace una importación total de 880 mil barriles diarios de petrolíferos".

Nahle expuso que en las seis refinerías se emprenderán trabajos para sustituir equipo o darle mantenimiento y se atenderán subestaciones eléctricas.

"Con estas medidas, en un primer año esperamos disparar la producción en forma significativa y, a mediados del 2020, llegar a la meta final de producción de 600 mil barriles de gasolina por día", estimó.

Conforme al programa, la refinería de Ciudad Madero, Tamaulipas, tiene la infraestructura más crítica y lleva un año fuera de operación; se estableció la meta de poner en marcha el tren de refinación número 2 en noviembre de 2019.

La refinería de Salamanca, Guanajuato, será intervenida en dos etapas, y en la primera se dará mantenimiento al tren de proceso para que, al final del 2019, sea capaz de producir el 75 por ciento de su capacidad.

En la refinería de Minatitlán, Veracruz, aunque recientemente recibió mantenimiento, se cambiará el catalizador y se rehabilitará la planta Mina 1 para que aumente la carga a mediados de año.

En el caso de la refinería de Cadereyta, Nuevo León, se prevé que tras una segunda intervención habrá aumentado su capacidad de procesamiento.

Para la refinería de Salina Cruz, Oaxaca, que sufrió accidentes que perjudicaron su capacidad de producción, se diseñó un programa intenso para reconstruir el sistema de recibo de crudo y distribución de plantas primarias.

Con ello se espera que, de manera paulatina, en diciembre de 2019 habrá una producción de hasta el 70 por ciento de su capacidad.

Se rehabilitará de manera inmediata la plan H-Oil de la refinería de Tula, Hidalgo, actualmente abandonada, para aumentar la producción de gasolinas y lograr la transformación de los residuos de vacío, que hoy son desaprovechados.