Pena de muerte, por quinta vez en Laredo


En cinco ocasiones de la historia de la ciudad han condenado o buscado la pena capital



10/12/2018
LAREDO, TX.- Con los cargos de muerte capital contra el agente de la Patrulla Fronteriza Juan David Ortiz, ya son cinco los casos criminales en Laredo donde la Fiscalía de Distrito busca aplicar la pena de muerte.

Juan David Ortiz, de 35 años de edad, supervisor de inteligencia en la Patrulla Fronteriza, fue acusado de ejecutar de un tiro en la cabeza a Melissa Ramírez, a Claudine Luera, a Guiselda Alicia Cantú y al transgénero Janelle Ortiz, además de causarle lesiones a Erika Peña, quien logró escapar y gracias a ella se descubrió al asesino serial.

El Fiscal de Distrito Isidro Alaniz anunció que la evidencia contra Ortiz permitió fincarle cargos de muerte capital por lo que se buscará la pena máxima en el juicio criminal que se realice en su contra posiblemente en uno o dos años.

Ortiz ??levantó? a todas sus víctimas de la avenida San Bernardo, donde ejercían la prostitución para sacar adelante a sus familias. Todas las mujeres tenían hijos que quedaron en la orfandad.

Primero, el 3 de septiembre levantó a Melissa, se la llevó a despoblado cerca del Camino a las Minas y la mató de un balazo en la cabeza.

Luego, el día 13 mató de la misma manera y casi en el mismo lugar a ClaudineLuera luego de levantarla de la San Bernardo.

El día 15 asesinó a sangre fría a Guiselda Alicia y al transgénero Janelle Ortiz pero Erika Peña se salvó y lo reportó a las autoridades. De esta manera terminó la serie de asesinatos cometidos por el agente federal.

Sobre las causas, las autoridades solamente dijeron que Ortiz afirmó que estaba ??limpiando las calles? porque la Policía no lo hacía.

EL PRIMER CASO

En la historia criminal de Laredo el primer caso de pena capital se remonta a 1991 cuando fue sentenciado a morir con la inyección letal Rogelio ??Roy? Hernández.

Hernández fue acusado de causar la muerte del carcelero José Gerardo ??Curly? Herrera, quien apenas tenía 20 años al morir.

El ??Roy? fue contratado para ayudar a escapar de la cárcel al narcotraficante panameño Alberto Audemar y el 3 de febrero de 1986 intentaron la fuga.

Hernández estaba armado cuando intentó escapar pero ??Curly? Hernández alcanzó a cerrar la puerta de acero a costa de su vida. Más tarde el peligroso prisionero se entregó no sin antes herir de bala a dos oficiales más.

Un jurado de la Corte de Distrito 49 le fincó cargos de muerte capital y en 1991 fue sentenciado a la pena de muerte. Hernández apeló en varias ocasiones y murió enfermo en una prisión mientras esperaba ser ejecutado.

EL TRIPLE HOMICIDIO

El 18 de enero de 1993 quedó grabado en la historia criminal de Laredo como uno de los casos más impactantes.

Miguel Angel Martínez, entonces de 18 años, estudiante de Martin High, fue acusado de participar en el triple asesinato del pastor James Smiley y de los jóvenes de Nuevo Laredo Rubén Martínez y Daniel Dueñez.

En este triple homicidio también participó Miguel Angel Venegas, amigo de Martínez, pero éste solo tenía 16 años y por ser menor no se le hicieron cargos de muerte capital.

Ellos mataron a las tres personas en una residencia al norte de Laredo usando un hacha y un cuchillo, las víctimas dormían cuando les quitaron la vida en un acto con tintes satánicos pues dejaron un cristo invertido en una de las habitaciones.

Miguel Angel Martínez apeló la sentencia de muerte y consiguió que se le conmutara por cadena perpetua. Actualmente está preso y se hizo famoso porque su caso apareció en un capítulo de una serie de Netflix.

DEMOND BLUNTSON

Hace apenas dos años y medio se condenó a morir con la inyección letal al hombre de color Demond Bluntson, acusado de matar a su novia, a su hijo y a otro niño que era hijo de la mujer.

Los hechos se registraron el 19 de junio del 2012 en la habitación de un hotel ubicado en la cuadra 800 de Garden.

Bluntson mató primero a su novia Brandy Cerny en El Campo, Texas, cerca de Houston y luego escapó hacia Laredo trayéndose a los niños Jayden Thompson de 6 años, hijo de Brandy y al menor DevianBluntson, de 2 años, hijo del asesino.

En una habitación del piso 14 el sujeto de color mató a balazos a los niños cuando la Policía lo tenía copado.

El fiscal de Distrito Isidro Alaniz pidió cargos de muerte capital para el desquiciado hombre y en abril del 2016 un jurado lo condenó a muerte.

EL CASO DE RONALD BURGOS

El 9 de abril de este año se escribió otro episodio negro en la historia criminal de Laredo cuando se descubrieron los cuerpos de una mujer y su bebé de 12 meses en un baldío cercano al parque Father McNaboe, en el área del Camino a las Minas.

El oficial supervisor de la Patrulla Fronteriza Ronald Anthony Burgos, de 28 años de edad, originario de Puerto Rico, llamó a la Policía para reportar el hallazgo de una mujer muerta a cuchilladas.

El cuerpo de Grizelda Hernández estaba destrozado en el monte y las autoridades encontraron muy cerca el cadáver del bebé Dominic Alexander de apenas un año de edad. El niño fue degollado por el asesino.

Aunque en un principio Avilés intentó engañar a las autoridades, finalmente se descubrió que Grizelda era su amante, con quien tuvo al bebé pese a estar casado, al parecer con una oficial del Buró de Aduanas y Protección Fronteriza.

El agente federal fue detenido, enviado a la cárcel sin fianza y apenas hace un par de meses se le hicieron cargos de muerte capital por lo que enfrentará la pena de muerte cuando sea sometido a un juicio.

OTRO CASO QUE NO LLEG? A MUERTE

Otro caso espeluznante en la historia de crímenes de Laredo fue el protagonizado por Eduardo Arredondo, un joven de 16 años que en septiembre del 2009 mató de manera horrible a la bebé de dos años Katherine Cárdenas.

El sujeto abusó de la menor y la golpeó brutalmente hasta quitarle la vida, en un arranque de celos y de ira, completamente drogado, porque la mamá de la bebé, de nombre Norma Patricia Holguín, lo cambió por otro sujeto.

Aunque un jurado le hizo cargos de muerte capital, no se le pudo aplicar la pena de muerte porque era menor de edad cuando cometió el crimen. Arredondo recibió cadena perpetua y está pagando el asesinato.