Comparten Navidad con niños de primaria


Este es el undcimo ao en que los estudiantes llevan alegra a estos nios



11/12/2018
Juanito de tercer grado escolar fue uno de los 120 niños de la escuela primaria ??Antonio E. Velez Castro?, quien recibió un regalo, mientras que sus padres un cobertor y una despensa por parte de los estudiantes del Centro de Bachillerato Tecnológico y de Servicios no.137.

El pequeño es el tercer año consecutivo que se beneficia con el undécimo CBTON que es llevado a esta escuela ubicada en Guerreros del Sol y al preescolar, cuyo objetivo es arrancar sonrisas y darles felicidad a los pequeños de escasos recursos.

Con una enorme sonrisa en su rostro, dijo que el primer regalo que recibió fue un carro, el año pasado una pelota de futbol que aún conserva y este año, no sabe, ya que esperara hasta la Noche Buena para abrir su regalo, así sus padres no se verán apurados por obsequiarle un regalo.

??Ya son 25 años que realizamos esta campaña entre la comunidad estudiantil y académica, pero trayendo alegría a estos niños ya son 11 años, esto nos provoca mucha satisfacción por la respuesta que tenemos, pero sobre todo por esa gran sonrisa que ilumina el rostro de los infantes que se refleja con una mirada llena de ilusión, porque a ellos no les importa si es un pequeño, grande o chico, se ponen felices con el simple hecho de recibirlo, quizá pueda ser el único regalo que reciban estas fiestas navideñas?, expresó Pedro Durán, director del CBTI´S no. 137.

Detalló que se repartieron entre esta escuela y el preescolar más de 120 regalos, 70 despenas y 50 cobijas.

Dijo que este es un compromiso muy grande que tiene esta institución para con los infantes, y este año ha sido muy especial, ya que se han tenido muchos logros en lo académico, deportivo y cultural, pero este CBTON 2018 es una de las actividades más importantes que se realiza, ya que queda demostrada la gran generosidad del estudiantado y sus padres, que apoyan con estas acciones a sus hijos.

Además, de compartir con estos niños, los jóvenes aprenden el valor y lo satisfactorio que s ayudar a los menos favorecidos, y ver una sonrisa en sus rostros es el mejor regalo que reciben, sobre todo, porque tal vez sean para muchos de ellos su único regalo.

Los pequeños, también disfrutaron de un festival navideños, quienes coreaban cada uno de los cantos, además de recibir pastel y dulces, por lo que la meta de llevarlos alegría fue lograda.