Macao




12/12/2018

Ignoro si se trata de un sueño o de un espejismo. Los millonarios asiduos de casinos dirían que es un verdadero paraíso y los conservadores enemigos de excentricidades y excesos pensarían que es todo lo contrario del buen gusto, que su estilo es kitch llevado a su máxima expresión.

Nos referimos a Macao, la ex colonia portuguesa, isla que pasara a la jurisdicción china como región administrativa, como Hong Kong, manteniendo su estatus capitalista durante 50 años, hasta 2049. Mientras tanto, es tal el éxito de sus casinos, malls, restaurantes y hoteles que los macaenses se llenan a diario los bolsillos de millones y millones de patacas, como se llama su moneda. (Aquí es todo lo contrario de la Austeridad Republicana, todo brilla, todo es dorado, nacarado, de colores, no en balde llaman a Macao ??The city of the dreams?).

Desde que llegué al Festival de Cine Internacional de Macao, después de un viaje de más de 20 horas, hospedada en un hotel en el interior de un mall en donde se encuentran pisos con centenas de boutiques de todas las marcas de lujo del mundo (carísimas, por lo que he decidido comprarme exclusivamente palitos para comer chino) y cuya decoración no puede dejar de evocarme algunos rincones escenográficos de la película Cleopatra, me pregunto dónde quedaron algunos vestigios portugueses, cuyo imperio fue desde mediados del siglo XVl hasta finales de 1999, año en que fuera la última colonia europea en Asia.

Otra duda que me quita, igualmente, el sueño es si voy o no voy a un casino, entonces comienzo a hacer las cuentas de la lechera: ??¿Y si gano mucho dinero y me puedo comprar el chal que vi y que costaba dos mil dólares? ¿Y si me compro las botas de 4 mil dólares? ¿Y si me compro la chamarra de piel de 8 mil dólares??. No, no pienso entrar a ningún casino, tal vez opte por ir a comprarme un suéter porque está haciendo muchísimo frío (12 grados).

Sin duda la aventura de venir hasta Macao me ha roto toda mi cotidianidad. Basta con abrir las cortinas de mi habitación del piso 35 para descubrir una Torre Eiffel llena de foquitos de todos colores, la réplica de un Arco del Triunfo, un palacio veneciano idéntico que el de Las Vegas con sus grandes canales, ??The Grand Canal Shoppes?, llenos de góndolas y decenas de fuentes moradas y rosas. Por si fuera poco, todo este escenario se encuentra muy cerca del mayor puente sobre el mar del mundo, de 55 kilómetros, que une las ciudades de Hong Kong, Zhuhai y Macao.

Ayer, los espléndidos y muy profesionales organizadores del Festival tuvieron a bien llevar al grupo de invitados especiales a un tour por la parte vieja de Macao, declarado patrimonio mundial por la Unesco. Por este casco histórico pasaron 400 años de gobierno colonial con una evidente influencia portuguesa, donde todavía hay letreros en la lengua de Magallanes, como por ejemplo: farmacia, pastelería, florería, etc. Sin embargo en Macao no se habla ni una sola palabra en portugués sino en cantonés.

Comenzamos por el paseo en la plaza del Senado, allí se encontraba el gobierno portugués, cuyo edificio está en los billetes de 100 patacas. Después de haber convivido con un Disneylandia oriental, feliz de la vida, le tomé fotos y más fotos a la fachada, lo único que queda de la Iglesia de San Pablo, al templo de A-Má, el más importante de Macao, al teatro San Pedro, el primero occidental de China; a la iglesia de Santo Domingo, a la casa del Mandarín y a la Rua da Felicidade, sus casitas con sus persianas rojas. Esta calle apareció en la película Indiana Jones Y El Templo Maldito.

Más que hacer turismo a Las Vegas de Oriente, vine a presentar la película titulada en inglés como: ??The Good Girls?, la única película mexicana, de la directora Alejandra Márquez, en el Third International Film Festival and Awards (IFFAM), misma que competirá con diez películas más con un premio de 60 mil dólares. The Good Girls competirá junto con Alemania, Francia, Corea del Sur, Inglaterra, Argentina, Japón, Bulgaria e India, etcétera.

Ayer por la noche en una cena de gala, estuve platicando con la mayor competencia de The Good Girls, la directora alemana Eva Trobisch, de la película ??All Good?. Aunque ayer se presentó Roma con un gran éxito, no participará (thank God!) en la competencia. Dicho sea de paso, me encantó la película de Cuarón. El jurado está compuesto por Nicolás Cage y por el director chino Chen Kaige.

Por último les digo que allí les encargo sus oraciones y una que otra veladora a la Virgen de Guadalupe para que gane México.

gloaezatovar@yahoo.com