Mirador




13/12/2018

‚??Abre la puerta, portero, que alguno llamando est√°. Es el amigo cartero. En su gran bolsa de cuero ¬Ņqu√© traer√°?‚?Ě.

Ese viejo poema lo recitaba con infantil maestr√≠a Manuel Oth√≥n Otero, compa√Īero m√≠o en el Colegio ‚??Ignacio Zaragoza‚?Ě, de La Salle, y con √©l ganaba el primer premio en todos los concursos de declamaci√≥n.

Imagino que cada a√Īo que viene -y el que sigue viene ya- es un cartero que trae mensajes en su gran bolsa de cuero, unos alegres, de tristeza otros; aqu√©llos de gozo; de sufrimiento √©stos.

Hemos de estar preparados lo mismo para la dicha que para el sufrimiento. De ambas materias est√° hecha la vida. Risa y llanto son por igual herencia de la criatura humana.

Todo hemos de recibirlo con esperanza, fe y amor. Todo hemos de agradecerlo, igual las alegrías que las penas. Aquéllas porque nos dan felicidad; éstas porque nos hermanan en el dolor con nuestro prójimo.

El nuevo a√Īo se acerca.

¬°Abre la puerta, portero, que alguno llamando est√°!

¬°Hasta ma√Īana!...