Que nos salven de él




16/12/2018
Gobierno de la República y/o Congreso de la Unión y/o Auditoría Superior de la Federación, alguien de arriba, de carácter nacional, tiene que hacer algo respecto a este insulto desmedido, a este saqueo indiscriminado del tesoro de Tamaulipas.

Y no estamos hablando sólo de la grosera ida a El Vaticano por parte de la pareja real tamaulipeca y su séquito de sanguijuelas, un agraviante viaje de placer, tanto por tratarse -el nuestro- de un pueblo pobre ya muy saqueado, como por no ofrecer el mismo, ningún beneficio para la entidad, como no sea el meramente goce personal de ellos, su disfrute de conocer Europa y de ya vivir desvergonzadamente de la riqueza que era de Tamaulipas, de toda nuestra gente.

Eso es pecata minuta, sino que nos referimos a todo lo que encierra este tipo y su cuadro chico, en los dos años y casi tres meses que llevan en el poder.

Alguien nos debe de defender de él, de su insaciable voracidad.

Por ejemplo, en su permitida competencia, los poderes Ejecutivo y Legislativo nacional, deben reclamar por las partidas económicas entregadas y que sin duda fueron mal ejercidas en un Estado al que no se le ve nada, sólo es cuestión de contar lo que la Federación le ha dado a Tamaulipas en los últimos dos años y lo que se ha hecho.

De plano que no se pueden comprobar las disposiciones del efectivo, no con este nulo desarrollo y cero crecimiento de toda índole -como no sea lo negativo- que se observa en el Estado.

La Auditoría Superior de la Federación, por sí o a petición del gobierno federal mismo, debe investigarles y castigarles por tales abusos injustos del dinero público, del tesoro federal que les fue confiado en esos dos años de este gobierno estatal.

DURO CONTRA ELLOS

Ni qué decir por la acción nula y nefasta de su séquito, un gabinete de puros vivales, elegidos a semejanza del ??goberladrón?, o sea, buenos para nada, gente con enormes ganas de embolsarse y de disfrutar de lo que no les pertenece.

Cómplices por quedarse con las migajas que aquel les deja, siempre con el compromiso de no denunciar los robos del mandón.

Para abrir boca, déjenos decirles que son 5 mil 150 millones de pesos solicitados o aprobados en apenas dos años y dos meses con 10 días de este gobierno estatal, por parte de un individuo que dijo que no era necesario endeudar más al Estado de lo que ya lo habían hecho cuatro gobiernos priistas, seguidos.

Bueno, pues ahora este hombre panista, le podemos anotar 5 mil 150 millones de pesos más a la deuda de por sí disparada y disparatada, que los 14 mil, 16 mil a 18 mil millones que se estima fueron solicitados y ahora heredados por los gobiernos estatales tricolores.

Este hombre del PAN, en diciembre de 2016 y votados a placer por un Congreso cuerudo entregado al tipo de la vaca señal, autorizaron préstamos de 1 mil millones de pesos.

Luego vino el 2017, pidiendo 3 mil 500 millones para ejercerse el 2018 dizque en medidas de seguridad y justicia, ¿ustedes creen que iba a meterle lana a tales rubros, para que Ejército y Marina fueran a acabar con los socios de este tipo, que las fuerzas castrenses fueran contra quienes le tienen ahí en el cargo? ¡Ni loco!

Y ahora acaba el Congreso azul, de aprobarle otro empréstito de 1 mil millones para este 2019.

¡Son 5 mil 150 millones de pesos más!, deuda pública que pagaremos todos, más lo no precisado de los gobiernos del PRI.

Esto está fuera de los 55 mil millones de pesos de presupuesto estatal ya aprobados para este 2019, es decir, 10 por ciento más que el mismo rubro del 2018 (50 mil millones, para cerrar ambas cifras), tesoro que ejercerá este hombre a como le plazca.

O sea, en tres años serán 150 mil millones de pesos, los que sumará el Ejecutivo estatal, los cuales tuvo que aterrizar en los 43 municipios.

Pero díganos ustedes estimados lectores, sin adelantarnos al dinero para el 2019, sólo hablando de los primeros 100 mil millones, entre el pasado 2017 y el actual 2018, que ya casi muere.

¿Cuántos de esos miles de millones, ustedes han visto aterrizados en Nuevo Laredo?

En una ciudad que irónicamente le da tanto al Estado, como ninguna otra en la misma entidad, ello derivado de los impuestos de exportación e importación de mercancías que recauda el SAT, dinero que la hacienda federal en cierto porcentaje, está obligada a aterrizar en la entidad.

Y ni qué decir del dinero siempre fresco, producto del pago de peajes de camiones de carga, en el Puente del Comercio Mundial, dinero que desde que entró al poder este hombre, tiene secuestrado.

Se estiman más de 300 millones de pesos lo que extraña Nuevo Laredo del Fideicomiso Nuevo Laredo Puente III, capital del que no sabe nada, pese a que este pueblo construyó dicho puente internacional con dinero local.

Por ende, todo lo que genera el Puente III, le pertenece íntegro a esta ciudad.

Por eso, alguien nos tiene que ayudar a Tamaulipas y a Nuevo Laredo, con este gobierno estatal, con este goberladrón y su séquito de ratas almizcleras.