Jakelin tan solo quería enviar dinero a familia


La nia que falleci en la divisoria entre Mxico y EU, soaba con poder aportar con familiares que viven en Guatemala; padre, to y abuela lamentan su prdida



17/12/2018
RAXRUHÁ, GUATEMALA.- La niña migrante guatemalteca de 7 años que murió después de ser detenida por agentes de la frontera de Estados Unidos el pasado 6 de diciembre era inseparable de su padre y soñaba con poder enviar dinero a casa para apoyar a su empobrecida familia, dijeron sus familiares.

Nery Caal, de 29 años, y su hija Jakelin formaban parte de un grupo de más de 160 migrantes que se entregaron a los agentes fronterizos estadounidenses en Nuevo México.

Jakelin tuvo una fiebre alta mientras estaba bajo la custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos. Murió dos días después en un hospital en El Paso, Texas.

??La nena decía que cuando ella fuera grande iba a trabajar e iba a mandar pisto (dinero) a la mamá y a la abuela?, dijo su madre Claudia Maquin, quien tiene tres hijos más, que hablan la lengua maya Q??eqchi y evidencian poca emoción.

??Como nunca ha visto países tan grandes ella estaba tan contenta de que se iba a ir?, agregó y explicó cómo su esposo había ido a Estados Unidos para encontrar una salida a la ??extrema pobreza? en que vive.

Había maíz apilado detrás de su casa de madera con techo de palma y algunos pollos y cerdos escarbaban en el patio mientras hablaba, vestida con una blusa sencilla y con un bebé de 6 meses en sus brazos.

Una fotografía familiar en la casa mostraba a Jakelin sonriendo y mirando a la cámara, vestida con una camiseta rosa con personajes de la serie de dibujos animados ??Masha y el oso?.

La deforestación empleada para las plantaciones de palma aceitera ha hecho que la agricultura de subsistencia sea cada vez más difícil para los 40 mil habitantes del municipio de Raxruhá, donde se ubica la aldea agrícola donde vive la familia en el centro de Guatemala, dijeron funcionarios locales. Eso ha provocado un éxodo de migrantes.

El 1° de diciembre, Caal y su hija viajaron más de 3 mil 220 kilómetros para que el padre de Jakelin pudiera buscar trabajo en Estados Unidos, dijo su madre, quien se enteró de la muerte de la niña a través de funcionarios consulares.

Casi el 80% de la población indígena de Guatemala es pobre, y la mitad de ese grupo vive en pobreza extrema. El alcalde de Raxruhá, César Castro, describió a la familia Caal como una de las que viven en peores condiciones en el pueblo.

El alcalde dijo que en los últimos meses más y más familias estaban desarraigando para tratar de llegar a Estados Unidos, a menudo vendiendo las pocas tierras que poseían para pagarle a los traficantes de personas miles de dólares por el viaje.

??No sólo la familia Caal. Son infinidad de personas que se están yendo?, dijo Castro. ??Los he visto pasar aquí en carros, en pick ups, en buses y (es) lamentable?. Agregó que al final la mayoría de ellos regresan, a menudo sin dinero, luego de ser dejados por traficantes, atrapados por las autoridades y deportados.

La muerte de Jakelin sumó críticas a las políticas de inmigración de línea dura del presidente Donald Trump por parte de los defensores de los inmigrantes y los demócratas en el Congreso de los Estados Unidos.

El gobierno de Estados Unidos defendió el trato hacia Jakelin y dijo que no había indicios de que tuviera algún problema médico hasta varias horas después de que ella y su padre fueron puestos bajo custodia.

El padre, hablando a través de un representante en Texas, estuvo de acuerdo con esa información y dijo que la niña no mostraba señales de angustia en la frontera.

La familia, en una declaración emitida por sus abogados en El Paso, denominó como erróneos los reportes de medios de comunicación que la niña había pasado días sin comida ni agua o que se había deshidratado gravemente.

Un número récord de padres que viajan con niños está siendo detenido tratando de cruzar la frontera de Estados Unidos con México.