Crece migración de mujeres a EU


Se convirtieron en migrantes por iniciativa propia y en jefas nicas de familia en territorio extranjero



18/08/2013

CIUDAD DE M?XICO.- Las mujeres mexicanas dejaron de ser las que cruzaban la frontera norte para seguir a sus maridos o novios, y se convirtieron en migrantes por iniciativa propia y en jefas únicas de familia en territorio extranjero.

De los 4.7 millones de hogares mexicanos en Estados Unidos, 2.1 son encabezados por mujeres, lo que representa el 44 % del total, revela el Consejo Nacional de Población (Conapo).

En el estudio "La migración femenina mexicana a Estados Unidos. Tendencias actuales", se indica que las mujeres tienen cada vez más un rol activo en el mercado económico, debido al crecimiento de la migración.

Mientras que en 1970 se contabilizaban 436 mil mujeres en Estados Unidos, el año pasado la cifra alcanzó los 5.5 millones.

Estas mujeres se han establecido principalmente en California y Texas, donde conforman sus hogares con connacionales o personas de otro país.

Los hogares de las mexicanas se integran en 49 % por cuatro o seis miembros; el 44 % tiene tres o menos integrantes, y únicamente el 7 % reúne a más de siete personas.

Seis de cada diez familias incluyen entre sus miembros a un hijo menor de 18 años.

El Conapo advierte en su reporte que si bien las mujeres se están empoderando de los hogares, cuatro de cada 10 células familiares encabezadas por el sexo femenino son pobres.

"Se destaca una preocupante situación de vulnerabilidad, pues alrededor del 40 % de ellas está en condición de pobreza. La fragilidad económica de estos hogares se ve acentuada en las unidades domésticas extendidas o compuestas, o en aquellas de carácter unipersonal", enfatiza el documento.

El 61 % de los hogares con jefas de familia son nucleares, es decir, que habita la madre con su descendencia; el 27 % son extendidos, conviven miembros con vínculos familiares o miembros sin parentesco con la jefa del hogar, y los unipersonales o de co-residentes, que representan el 12 %.

El informe refiere que la adversidad económica ha obligado a extender los hogares como una estrategia para paliar la pobreza.

La interacción con parientes o no parientes relacionados en el núcleo familiar buscar minimizar costos y riesgos al inicio de la migración.

Cuando las personas ya son residentes -documentados o no- la intención es aliviar potencialmente los problemas económicos propios de un hogar, distribuyendo el trabajo doméstico, el cuidado y responsabilidades del mismo, así como la obtención de ingresos adicionales entre los adultos que integran dichos hogares.

Sin embargo, este método no ha traído los resultados esperados.

Para el Instituto para las Mujeres en la Migración (Imumi), el olvido y la violencia en sus comunidades han detonado la migración de este sector.

"Antes iban más acompañando a los esposos, a los familiares, a los hijos. Ahora, no necesariamente, ya hay migración de mujeres solas con un proyecto de vida propio, muchas veces impulsado por las condiciones en las que están en las comunidades", explicó en entrevista Berenice Valdez, coordinadora del área de políticas públicas de Imumi.

"Cuando preguntamos por qué migran, la primer respuesta es: por cuestiones de económicas o por trabajo, pero cuando nos vamos al fondo vemos que un eje común son estos motivos de violencia institucional y comunitaria", refirió.

La especialista en movilidad de personas indicó que la histórica expulsión masiva de hombres hacia la frontera norte ha dejado en desprotección a las mujeres.