16/11/2016

0
0
Las ruinas circulares

Escuelas de altura y gobernantes miniatura


Marcos Rodríguez Leija

Francisco Ferrer Guardia (1859-1909) fue un pedagogo librepensador español quien a principios del siglo XX fundó La Escuela Moderna (1901) basado en instituciones educativas avanzadas de varias ciudades europeas que recorrió a partir de un exilio por cuestiones políticas.

Este hombre fue autodidacta, provenía de una familia campesina y como trabajador en comercios vio de cerca el detrimento de la llamada clase trabajadora a consecuencia de la corrupción del Estado y una guerra emprendida contra las demandas de ese sector de la sociedad española que exigía mayor educación y cultura.

El presupuesto destinado a esos rubros era paupérrimo, tanto como el salario que percibían los profesores de escuelas deprimentes. El panorama era crítico tomando en cuenta que 59.35 por ciento de la población era analfabeta en el año 1900. Por eso el surgimiento de los centros de educación racionalista conocidos como La Escuela Moderna, creados por Francisco Ferrer Guardia al margen de instituciones estatales y religiosas, poderes que acabaron con la propuesta ocho años después de su instauración.

Aquellos espacios no sólo abrieron la posibilidad de que niños y niñas estudiaran juntos, que hubiera educación para padres y pláticas para obreros bajo un sistema laico, empírico y racionalista; también integraron la práctica del deporte y juegos al aire libre, la cultura, el teatro, las excursiones para fomentar el contacto con la naturaleza y la visita a fábricas y otros centros de trabajo.

 Las experiencias de los estudiantes eran expuestas ante sus padres y familiares a través de conferencias como una forma de retroalimentación para el desarrollo humano conjunto.

Esas escuelas, desde entonces (hace más de un siglo) contaban con una imprenta utilizada para la publicación de una gaceta que servía de medio de expresión para estudiantes y maestros, tenían laboratorios, un museo natural, bibliotecas y aulas con gran iluminación contrario al aspecto penumbroso de las deprimentes escuelas del gobierno.

Con aquel sistema Ferrer Guardia le apostó a la construcción de un mejor futuro basado en el conocimiento más que en la fe y la enseñanza confesional de los colegios religiosos de la época.

Actualmente las escuelas más innovadoras en infraestructura y programas académicos están en Suecia, Colombia, Holanda, Reino Unido, Indonesia, Finlandia, Sudáfrica, Egipto y Estados Unidos, donde la tecnología es utilizada como método principal para la educación, tienen teatros, centros de convenciones, bibliotecas tradicionales y virtuales, aulas para videojuegos y para la enseñanza artística.

También cuentan con jardines y arboledas con las que se fomenta la protección del medio ambiente, hay cafeterías con alimentos sanos o programas de nutrición por decreto de ley.

Comparados con el diseño arquitectónico y el sistema de formación académica de las instituciones vanguardistas actuales de Latinoamérica y el mundo (e incluso con La Escuela Moderna del siglo pasado), los planteles de nivel básico en Nuevo Laredo son arcaicos: carecen de medios de difusión interna o interinstitucionales, no tienen teatros ni enseñanza artística como parte de la formación integral de los estudiantes, carecen de museos naturales, centros de convenciones, transporte escolar, nuevas tecnologías, jardines y bibliotecas tradicionales y virtuales.

Referente a lo anterior resulta caricaturesco un anuncio público hecho el 3 de noviembre en esta ciudad en el jardín de niños “Rosalinda Guerrero de Cavazos”. El presidente municipal Enrique Rivas Cuéllar anunció orgulloso que a través de su programa “Escuela digna y moderna” atenderán necesidades “¡de primer nivel!” señalando como estas la limpieza, pintura, reparación de instalaciones eléctricas, construcción de bardas perimetrales e impermeabilización y rehabilitación de baños en 21 planteles durante los primeros 100 días de gobierno. La meta es hacer lo anterior en 100 escuelas durante sus dos años de gestión.

La palabra “modernidad” fue adoptada como slogan por la administración gubernamental 2016-2018 en este puerto fronterizo y al igual que sus antecesores el presidente actual pretende gobernar a través del falso valor de la mercadotecnia política.

En su discurso y en los hechos demuestra su ignorancia. Aquí es claro el desconocimiento sobre el origen del Modernismo y su significado al igual que la palabra “dignidad” y lo que representa una escuela contemporánea, global, innovadora o de vanguardia.

Tanto él como sus asesores deberían leer un poco, adentrarse a la historia e interesare en conocer no únicamente programas de países avanzados como Finlandia y Suiza, también acciones emprendidas durante el periodo de Hugo Chávez en Venezuela; el avance de 2006 a la fecha en las escuelas de Bolivia; los programas que desde el siglo pasado a la actualidad han enaltecido globalmente a Cuba en la materia; o la trascendencia de las escuelas virtuales en las zonas rurales de Caldas, Colombia, donde su impacto es ejemplo mundial en educación, cultura, desarrollo económico, medio ambiente, salud y administración pública.

Por ello, si la “modernidad” de Enrique Rivas Cuéllar consiste en planteles barridos y pintados de azul, el concepto que le está vendiendo a los neolaredenses a través de la mediocracia y las redes sociales es extremadamente pobre, insultante, una estafa.

Marcos Rodríguez Leija es Premio Nacional de Periodismo 2000-2001 y forma parte del Diccionario de Escritores Mexicanos del Siglo XX publicado por la UNAM.

Contacto: marcosleija@gmail.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.20
Venta
$18.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx