01/01/2017

1
0
Selva urbana

Feliz año grueso


Mauricio Belloc

Vamos poniéndole todas las ganas al Año Nuevo que se avecina, que nos quede claro que cada uno de nosotros somos más fuerte que todas las adversidades juntas que se vislumbran.

Mientras haya salud, mientras tengamos familia, mientras que todos estemos sanos y salvos, no debe haber sombra que nos oscurezca, ni cerro que se nos empine.

De peores hemos salido, nos levantamos y nos sacudimos el polvo, no volteamos para atrás, ni buscamos quién nos la hizo.

Ese vástago incansable, esa madre luchona, ese padre de mucha enjundia, esa abuelita inteligente, esa brava hija y un señor de las canas con harta sabiduría, somos un equipo que ni mil gobiernos federales, estatales y municipales han podido vencer, por más que nos roben, por más que nos jodan.

QUE SE CUIDEN ELLOS

Nos doblamos, pero no nos quebramos, así que más vale que se cuiden ellos, nosotros somos más y hay de que nos cansemos de sus bajezas, ese día no se la van a acabar.

Sí, claro que estará grueso el 2017, pero el mexicano no se arredra, porque nuestra raza, somos de un bronce sin igual, bastante duro, muy aguantador.

Sí, es verdad que bastante maleable -pero no como para aguantar todas-, pero que también se calienta a extremo.

Tanta canallada, tanto aumento, la inflación, el desempleo, el dólar caro, el combustible que todo lo disparará, esta vez no será cosa de pasar por alto y aguantar callao.

¡No, para nada! Somos de una clase que cada 100 años explota (1810 Independencia, 1910 Revolución) y ya se pasaron seis, casi siete, del centenario de sucesos álgidos o convulsionantes en este país.

Ahora, en este 2017, la gente del poder político y gubernamental, debe temer un poco más.

Y si decimos que tienen que cuidarse y enderezar el camino y sus conductas, es por algo muy simple, una experiencia que nos remonta a las luchas de este país.

Ese algo es, que tal y como antaño, los dueños de la empresa, los poderosos del dinero, también están “trinando”, ya no aguantan la carilla.

Y cuando el pueblo hambreado y el industrial afectado se juntan, surgen aquellos “1810” y “1910”.

NI UNA BURLA MÁS

Así que ni una burla más, el pueblo mexicano no puede sufrir ya más, mucho menos (y cada gente en su respectivo Estado) cuando ven que como en Tamaulipas, los Manuel Cavazos, los Tomás Yarrington, los Eugenio Hernández y los Egidio Torre, junto con todos sus secuaces, se llevan nuestro dinero al extranjero, a la vez que impunemente se pasean por el país, con la descarada protección del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Algo va a pasar, va a pasar en Oaxaca, en Chiapas, en Guerrero, en Michoacán, en Nuevo León, en Tamaulipas, en Chihuahua y a lo

largo y ancho del país.

¿Y saben qué? ¡Que tiene que pasar!




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.50
Venta
$18.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx