09/01/2017

1
1
Selva urbana

Y nada cambió


Mauricio Belloc

Ya ni un saqueo más –que de ninguna manera es algo positivo o bueno para el país, sino todo lo contrario-, ya el gobierno se volvió a salir con la suya, como siempre.

La autoridad protegió a los comerciantes, a los industriales, hasta a los gasolineros, pero al pueblo no, a ese no, al desvalido ni quien lo pele.

Vivimos unos días donde nos quedó demostrado que en México la vida es de verdad, la clase en el poder, la gubernamental y económica, cerraron filas como socios que son, para hacer frente al enemigo, o sea al pueblo.

El ciudadano ofuscado -o mejor dicho, el caco, que también es parte del pueblo-, atinó a hacerse de un televisor, un teléfono celular, una tostadora o una licuadora y sacar de su ronco pecho su molestia, pero hasta ahí, ya todo pasó, México sigue igual.

Y eso que todavía no se empieza a sentir el vendaval de agresiones económicas, todavía no se sufren los otros incrementos derivados del gasolinazo, o sea, el “tortillazo”, el “panazo”, el “butanazo”, el “luzazo”, el “aguazo” y el “camionazo”. Entonces va a saber los que bueno.

Pero ya se le habrá agotado su oportunidad de quejarse, sólo le quedará a flor de boca, el lanzar a cada rato su maldición favorita, sólo eso, esa será su limitada catarsis. Y se tragará su coraje con un café, ahora con más agua que granos, porque el agua también estará más cara.

¿Se acabó el berrinche, el pegar de brincos, el gritar que muera el maldito gobierno, el jalarse los cabellos? Ya no más manifestaciones, el gobierno se salió con la suya, los gasolineros quedaron contentos, todo mundo feliz, sobre todo entre los dueños del poder gubernamental y el del dinero.

Menos el inmenso pueblo, ese quedó jodido, como siempre, con la daga bien clavada, con el tren pasándole por encima.

LA DE SIEMPRE

La misma película de siempre, todo mundo lo sabe, por eso la gente se va al saqueo, a pepenar mientras se pueda, a joder al agiotista tendero, ése desalmado usurero que te cobra intereses muy perros por ir a mercarles en 150 pagos semanales su tele o el refri. La gente saquea tiendas porque sabe que el comerciante te saca tres veces el valor del aparato que compraste y que pagará en 24 a 36 mensualidades, por eso quieren joderlo, aunque sea una sola vez.

Después del coraje popular, nuestra raza aguantará sumisa, callada, con la cabeza gacha. Así somos ¿Y qué? ¿Será que cada pueblo se merece el gobierno que tiene?

Y agregaríamos que cada sociedad tiene bien ganadas las condiciones en que vive ¿o no?

Todos viviendo en la necesidad extrema, menos ellos, aquí nos tocó vivir y parece que así nos tocó ser, pues podríamos ser más bravos, pero no, así queremos mantenernos, fregados, con la bota al cuello y calladitos sin chistar. A lo más que se aspira en este país, es llegar a ser uno de los que muelen y dejar de ser del grueso de los amolados.

LO VEMOS LOCAL

El gobierno no tiene ningún interés en sacar adelante al ciudadano, lo vemos en lo local, aquí en nuestra ciudad. Tenemos un ejemplo de miseria humana investida en gobernante.

La colonia Bonitos Toboganes (nombre burlón, tenía que serlo), llena de mugrero, aguas negras anegan cuadras y cuadras, como es el caso de la calle Artículo 20.

Desde hace años, las pobres familias viven en la inmundicia, con sus excrementos a la intemperie, brotando de donde puedan brotar, de todo agujero. ¿Y qué hace el gobierno local? ¡Nada! O quizá sí, burlarse.

Las familias de Bonitos Toboganes no cuentan, no existen en la mente de los integrantes del cabildo, del gobierno local.

Tampoco figuran los vecinos de Villas de San Miguel (con patos en los baches inundados de aguas verdes, verdaderos estanques de inmundicia).

Olvídense la gente de Los Olivos I y II, también de Los Artistas, La Nueva Victoria, Constitucional, Blanca Navidad, Praderas del Mezquital y decenas más de asentamientos, regulares e irregulares.

LA MISMA GATA

Este gobierno es igual de maldito e insensible, como absolutamente todos los anteriores, en esta ciudad, una tras otra, cada administración municipal, uno y otro cabildo o Ayuntamiento, tienen exactamente el mismo pensamiento, igual ideología que sus antecesores. ¡Joder! Llenarse los bolsillos del dinero del pueblo. ¿O acaso ustedes ven alguna diferencia?

Al gobierno municipal sólo le interesa arreglarle la vida a los gasolineros, cuidar las tiendas y las fábricas, que los empresarios que nos roban todos los días gota a gota, con litrajos de 800 mililítros, no se vayan a ofuscar.

El pueblo que se joda, vamos mejor pensando en placitas de relumbrón, de esas de a cinco millones de pesos que al gobernante le deja buenos dividendos, como la que harán frente al monumento a Benito Juárez, donde para más burla, tenemos que decir que ya existe una.

Y LA SEGURIDAD

Y de seguridad pública, también olvídense, sólo cuando matan a los suyos, sí hacen como que se preocupan, sí envían fuerzas al pueblo donde ocurrieron las ejecuciones de sus elementos.

¡Que vayan a 300 policías más y los que hagan falta! Estarán dos o tres días, quizá un semana, tales hombrecillos groseros, se placearán por el pueblo, molestando a las damitas locales y luego se largarán. Esa es la seguridad pública que este gobierno estatal ofrece a los nuevolaredenses.

No, no señores ciudadanos, no vienen a protegernos a nosotros, no a Juan Pueblo, ellos sólo vienen a payasear, sólo a eso, es una mascarada, una charlotada, un remedo de presencia policial.

El pueblerino común, ese seguirá siendo robado, apañado, mazapaneado, a ese nadie viene a cuidarle.

Ellos están aquí para dizque cuidar a sus elementos choteriles, pero ni eso, lo saben los propios granaderos, los que se van y más los que se quedan aquí, no se sienten seguros, saben que todo es puro pe…cuento.

Así que eso queremos, eso tenemos.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.50
Venta
$18.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx