29/01/2017

0
0
Personajes de mi pueblo

Ernesto Hernández Alarcón


Adolfo Mondragón

Casi siempre inicio esta columna diciendo: conozco a este personaje desde hace tantos años, o en tales circunstancias, etc. Ahora tengo que confesar, no sin vergüenza (separado, porque si no diría sinvergüenza) que en realidad no conozco a Ernesto Hernández o al menos, no físicamente pues sólo lo conozco por el radio, hace tiempo que escucho con interés y deleite su programa “Zona Retro” todos los sábados en la tarde de 2:00 a 6:00, a veces no lo puedo terminar, pero con un buen rato quedo satisfecho, la verdad es que está buenísimo para los que somos amantes del rock.

Ernesto tiene un estilo muy peculiar, diferente y poco común, le gusta manejar diversas modulaciones de voz que como digo no son frecuentes ni muy usuales y es que le pone toda la pasión del mundo a sus comentarios de los diversos grupos o intérpretes, por cierto que sabe mucho del tema, les conoce vida y milagros y se habla de tú con todos, hasta con los que ya están muertos.

Estoy seguro que si pudieran escucharlo, quedarían fascinados de la manera en que se expresa de sus composiciones o interpretaciones, de cómo logra interpretar sus intensiones, de cómo descubre lo oculto y hace evidente lo que queda entre líneas o sólo apenas sugerido.

“La Década de la Decadencia” le llama a los ochentas, tan ricos en la producción roquera, prolífica en grupos y en canciones y melodías realmente espléndidas. Los análisis que hace nos permiten conocer más a fondo y valorar a esos músicos que nos brindaran tantos ratos agradables y que pese al tiempo transcurrido, seguimos escuchando y disfrutando.

El tipo es un verdadero seductor, seduce a su auditorio, lo conduce, lo maneja, lo lleva por donde le da la gana, por los más recónditos e inexplorados vericuetos y nosotros, su auditorio, dócilmente obedecemos como si tocara la flauta mágica. Nos mete al radio, de pronto ya estamos con él en la cabina.

De pronto que lo escucho en el programa de deportes, ahí estaba su inconfundible voz, hablando con la misma maestría y conocimiento del rock, pero ahora de futbol, resulta que también se las sabe de todas, todas, conoce a los equipos, sus jugadores, sus hazañas, las diversas épocas, cuándo y con quiénes han ganado o perdido, en fin, toda una cátedra del tema.

Habla con una impresionante fluidez, nunca recure a muletillas, lo que acusa que es un gran conocedor de nuestra lengua, su español es de gente culta, indiscutiblemente que posee una vasta cultura, no sólo de rock y futbol, sino de cualquier tema. Ignoro cuál es su profesión o su preparación, pero puedo asegurar, sin temor a equivocarme, que es un tipo culto.

Pero he ido de sorpresa en sorpresa, pues la semana pasada que me encuentro una plana completa de sus comentarios en este matutino, o sea que también escribe, no sólo habla, ¡sopas perico! Igual, sus escritos como su hablar denotan que sabe de lo que habla, en este caso de lo que escribe, no lo hace al tanteo, domina el tema.

De la misma manera recurre a comparaciones necesarias, analogías profundas o a símiles simpáticos, no se le escapa usar algunas metáforas bien elaboradas y pertinentes. Ernesto sabe manejar el español y con la misma maestría que se desenvuelve frente al micrófono, lo hace en el periódico.

Sin embargo, hay que reconocer que el lenguaje radiofónico es uno y otro diferente es el que se usa para escribir, la lengua es la misma, pero los lenguajes son diferentes, pero de alguna manera Ernesto logra poner tal énfasis en sus escritos que parece que lo está uno oyendo, juega con la palabra de la misma manera que juega con la voz, usa inflexiones, modulaciones, pausas, espacios, si en el radio se apoya de pronto en una pausa silenciosa, en el texto lo hace usando todos los signos posibles, desde comas, puntos, signos de admiración, interrogaciones, en fin logra darle vida a la palabra escrita, le da voz, la hace casi audible.

Le recomiendo amable lector que cuando pueda se dé tiempo para escuchar a este peculiar personaje de la comunicación, si es amante del rock, como yo, le aseguro que lo va a disfrutar, de la misma manera, cuando vea algún artículo firmado por el, desvíe su mirada y léalo, satisface ver que todavía hay gente, que amante de nuestra lengua la sabe usar con propiedad , elegancia y fluidez, sin caer en un barroco trasnochado, decimonónico, con referencias a los clásicos griegos o romanos que a nadie le interesan y menos le entienden; este es español de nuestro tiempo, pero correcto.

Gracias por la gentileza de su atención. Le deseo un espléndido domingo en familia, no se pierda la oportunidad de conocer a este personaje de la radio y el periódico.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$16.80
Venta
$17.40
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx