PERFIL
ANTERIORES
23/03/2017
22/03/2017
21/03/2017
18/03/2017
16/03/2017
14/03/2017
08/02/2017

1
0
De política y cosas peores

Halcones y Patriotas


Catón

Mis cuatro lectores conocen a Capronio, sujeto ruin y desconsiderado. Vivía con su abnegada esposa en un departamento, y tenía una vecina de muy buen ver y de mejor tocar, joven mujer de ubérrimo tetamen y superabundante nalgatorio. Cada vez que se la topaba en el elevador le embarraba miradas resbalosas, y aun a veces se atrevió a espetarle ignívomos piropos. Por ejemplo, la susodicha dama tenía los brazos muy vellosos, y el tal Capronio le dijo una mañana: “¡Ay, vecinita! Si así tiene La Villa ¡cómo tendrá La Lagunilla!”. Ella hacía caso omiso de las majaderías del sujeto y rechazaba siempre sus insinuaciones, pues era señora casada. Su marido, un valetudinario caballero que contaba más años que dos pericos juntos, cuculmeque y esmirriado, entregó un día la zalea al divino curtidor. Quiero decir, haciendo a un lado circunlocuciones o perífrasis, que se murió. Ese lamentable suceso, el cual Capronio consideró feliz, hizo que el muy canalla viese abierta la puerta de su felicidad. Y es que el infame era de los que viven lejos y en plazuela. Don Darío Rubio, sapiente paremiólogo, define eso como “ser muy listo; obrar siempre con ventaja”. Y añade en forma críptica: “Entre léperos esa expresión tiene un significado que no es para escrito”. Juzgó Capronio que su apetitosa vecina estaba ahora disponibl, y se decidió a tratarle el punto de inmediato, antes de que algún otro de su misma ralea se le adelantara. Así pues en el velorio del difunto se acercó a ella con escurrimientos de furtiva comadreja y le dijo al oído: “Vecinita: ahora que su marido ha muerto quisiera ocupar su sitio”. “Me parece muy buena idea, vecino -repuso ella-. Voy a llamar al hombre de la funeraria para que abra la caja, saque a mi esposo y se meta usted en el ataúd”... Me gusta mucho el futbol americano. Es el tercer juego que me gusta más. (El segundo es el beisbol). Me aficioné al deporte de las tacleadas -inédita locución- cuando estuve en la Universidad de Indiana, en Bloomington, y viví la emoción de seguir al equipo de los Hoosiers en su camino hacia el Rose Bowl. Por eso disfruté a plenitud el trepidante encuentro del domingo pasado entre los Patriotas de Nueva Inglaterra y los Halcones de Atlanta. Por muchos motivos ese partido merece el título de histórico. Es el primer Super Tazón que se decide en tiempo extra, y en él se rompieron o empataron 30 récords de la NFL. Lo que más me entusiasmó, sin embargo, fue ver a los Patriotas ganar el juego después de irlo perdiendo, hasta bien entrado el tercer cuarto, por 25 puntos. De eso derivé una enseñanza: en ninguna circunstancia de la vida -un fracaso, una enfermedad, algún problema grave- debes darte por vencido. Hay que saber esperar contra toda esperanza. En este caso esperar no significa aguardar a que pase algo. Significa tener esperanza, creer firmemente que lo que se desea habrá de suceder. Implica también nunca dejar de luchar por conseguir lo que anhelamos. Ese juego fue lección de vida para mí. Me propongo ponerla en práctica antes del siguiente Super Bowl... El nefario chascarrillo que ahora sigue no recibió el Nihil Obstat o autorización de doña Tebaida Tridua, presidenta ad vitam interina de la Pía Sociedad de Sociedades Pías. Aun así lo narraré.... El niñito fue con su papá a la granja de don Poseidón y vio ahí unos conejos en su jaula. Le preguntó al granjero: “¿Cómo se cogen los conejos?”. “Bueno -explicó el viejo-, el conejo se le sube a la coneja y-”. “No, no -lo interrumpió, azarado, el padre del pequeño-. Mi hijo quiere saber cómo se cazan”. Replicó don Poseidón: “Los conejos no necesitan casarse. Simplemente se le suben a la coneja”... FIN.



Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.60
Venta
$18.70
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx