PERFIL
ANTERIORES
08/06/2017
01/06/2017
25/05/2017
04/05/2017
27/04/2017
20/04/2017
13/04/2017
06/04/2017
30/03/2017
09/02/2017

1
0
Aventuras del Mantarraya

Pesca estilo 'finesse'


Óscar Leal

Durante nuestras visitas al río Bravo, nos hemos visto favorecidos en la pesca con carnada viva como el hígado, el cual nunca nos ha decepcionado a la hora de capturar bagres de muy buen tamaño, pero, ese estilo de pesca te obliga a lanzar series de líneas gruesas de 40 a 60 libras de aguante con anzuelos del número 5 y amarrarlas a una posta fija en el suelo. Posteriormente debes esperar a que el animal vaya a comer y se enganche solo y te limita a disfrutar la mitad de la acción, al recoger la línea y llevar el pez a la orilla, restándole un gran porcentaje de adrenalina.

En cambio la pesca con señuelos artificiales y líneas de 20 a 30 libras de aguante con anzuelos número 3 te obligan a dirigir el señuelo a lugares donde uno intuye estarán los peces (medianos como lobinas) y provocar su ataque.

Para eso deberás mantenerte atento caña en mano mientras recoges la línea en espera de ese preciso momento en que el pez decide morder el señuelo, liberando el clásico “boom” el cual inicia poniendo tu línea tensa, en mili-segundos realizas el típico “strike” (tirón fuerte hacia atrás) a tu caña buscando enterrar el anzuelo en el

hocico del pez.

Desde ahí, tu adrenalina ya está a mil y todos tus movimientos siguientes deberán ser cautelosos para contrarrestar los cabeceos del pez, en su intento por zafarse del azuelo, a través de la línea, el pez nos va a transmitir toda su fuerza y coraje por vivir.

Por increíble que parezca, es verdad, todas sus emociones pasarán por la línea y llegarán a nuestras manos, como partes receptoras sensibles, éstas se encargarán de calcular su peso y tamaño al sentir su lucha por vivir.

Imagínense la adrenalina que sentimos el fin de semana pasado al utilizar una línea de 5 a 7 libras de aguante con un señuelo tipo mosquito, el cual porta un anzuelo del número 2 y un cabezal de plomo más ligero a un cuarto de onza. De entrada nos ayudó a colocar nuestros lances junto a los juncos, los peces una vez que tragaban el señuelo salían disparados a refugiarse entre las palizadas y en cada ocasión que el hilo las rozaba este tronaba, elevando hasta en un 50 por ciento los escapes, obligándonos a elevar el grado de atención a cada mordisco, sin dejar de tensar la línea para que no se soltara el anzuelo de la boca del pez, pero sin jalar muy fuerte para no comprometer su resistencia. Este estilo tan peculiar de pescar es nombrado como “Finesse” derivado de la palabra (fino o delgado) y créanme vale la pena practicarla.

¡Cuéntame tu historia, tú ya conoces la mía!, viajesdepesca@hotmail.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






  • Javier villela - La pesca
    Lo que no me gusta de la pesca en nvo Laredo es que la. Gente no práctica el pescar y soltar creo que estas bien llevar algo para tu casa pero aveces la gente se lleva hasta los peces más pequeños
Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.00
Venta
$17.90
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx