PERFIL
ANTERIORES
27/07/2017
06/07/2017
29/06/2017
08/06/2017
01/06/2017
25/05/2017
04/05/2017
27/04/2017
23/02/2017

0
0
Aventuras del Mantarraya

Preguntas habilidosas


Óscar Leal

Como parte de este fino deporte de la pesca, es lograr buenas capturas, como pescadores responsables también está en nosotros el involucrarnos en la preservación del medio ambiente al pescar con responsabilidad y subiendo un escalón más participando directamente en la crianza del róbalo (lobina negra).

Gracias a la visita del rancho de Gerardo donde descubrimos la ausencia de robalos en su represa, la cual se encuentra a un lado del río Salado, metros más adelante nos adentramos sobre un brazo de dicho río donde gracias a las escasas lluvias sólo fluye apenas un hilo de no más de dos metros de ancho.

Gracias a esta baja corriente que está conectada a una serie de lagunas, donde le dedicamos la mañana para realizar algunos lances con spinner en tono blanco, ahí obtuvimos media docena de robalos de no más de 20 centímetros de largo, los cuales liberamos en la represa del rancho de Gerardo, casi a mediodía, con el apoyo de una cuatrimoto, fue más fácil visitar lagunas más lejanas y trasportar las capturas en bolsas de plástico, de una forma más rápida y cómoda evitando estresar a los peces.

Tan pronto nos arrimamos al final de la cerca de su propiedad observamos una casona perteneciente a su vecino (Bernardo), la cual, a la distancia, nos “observaba” con curiosidad.

Minutos más tarde, abriendo un falsete, se acercó para presentarse mientras se encontraba pastoreando un rebaño de cabritos, que justo encaminaba a las márgenes del río para saciar su sed.

Después de una breve presentación me fue fácil presenciar entre ambos un “click” de franca amistad al estrechar sus manos.

Después de explicarle brevemente nuestra labor, Bernardo con un par de preguntas habilidosas se aseguró de que nuestras hieleras tuvieran la suficiente cerveza para compartirla con él, hasta entonces nos invitó a su rancho para compartir un cabrito al estilo ataúd.

Ante la magnitud del festín, nos fue difícil rechazar la propuesta, pese a que tendríamos que compartir el “vital liquido” fermentado.

Sin perder tiempo, después de destapar la primera cerveza, Bernardo apersogó un cabrito y en “dos que tres patadas” le retiró la piel.

Mientras, se prendía la leña sobre el ataúd, un poco de aceite, especias, ajo, rodajas de cebolla y sal de grano, entraron a escena para sazonar esa tierna carne y mientras nos arrimaba un par de sillas nos acomodó bajo las techumbres.

En menos de un par de horas, acompañados de una sabrosa charla, el ataúd fue abierto, liberando el mejor de los olores, tortilla en mano, el punto de cocción de la carne permitía desprenderse del hueso al más mínimo de los apretones.

Mientras la panorámica en el horizonte nos regalaba el trance de los rayos solares perder fuerza para darle paso a la noche.

¡Cuéntame tu historia, tú ya conoces la mía!, viajesdepesca@hotmail.com



Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$16.80
Venta
$17.30
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx