06/03/2017

1
0
Personajes de mi pueblo

Dr. Galileo Villarreal Decilos


Adolfo Mondragón

Bueno, su nombre completo es Fernando Galileo, pero lo conocemos más por Galileo o simplemente por el cariñativo: “Gali”. Es hijo de mis compadres Armando Villarreal, maestro de educación física, y Bertha Decilos, que fuera regidora y directora de Educación Municipal. Gali siempre fue un buen niño, un buen muchacho, un buen estudiante y ahora un excelente médico.

Recuerdo que cuando estudiaba la preparatoria, le hicieron un test de inteligencia y los resultados fueron sorprendentes, “inteligencia superior” muy por encima del promedio general y bueno, el tiempo ha demostrado que no estaban errados los resultados.

Galileo estudió Medicina en la prestigiada facultad de medicina de la Universidad Autónoma de Nuevo León, que como todos sabemos es una de las primeras del país, posteriormente realizó su especialidad en cirugía en la UDEM (Universidad de Monterrey), pero inquieto y sobrado de energía se fue a Tijuana para especializarse en Bariatría, desde que inició sus estudios hasta la fecha , nunca ha dejado de estudiar, de prepararse y de certificarse, recientemente regresó de la Ciudad de México donde fue a certificarse nuevamente en algo así como Bariatría con laparoscopia y algo más, ni me pregunten porque ni entiendo.

El sábado pasado lo escuché un buen rato en un programa radiofónico sobre Medicina y explicaban el uso de la laparoscopia, su evolución, aplicaciones y limitaciones (que son muy pocas y yo tengo una de esas limitaciones por mi operación del corazón).

Hace algunos meses me operó de una vieja hernia inguinal, como ya iba a cumplir 15 años con ella, preferí operarme a hacerle su “quinceañera” no se pudo usar la laparoscopia porque se tiene que “inflar” el estómago con un gas y por mi corazón no era candidato, así que a la antigüita, a puro cuchillo, afortunadamente resultó muy bueno con el cuchillo también y en menos que canta un gallo, ya estaba en circulación de nuevo, sin ninguna consecuencia o secuela.

Constantemente tiene que actualizarse en nuevas técnicas, pues según explicaban la laparoscopia tiene nuevas aplicaciones, él es uno de los jóvenes médicos que van a la vanguardia y enseña sus técnicas nuevas a otros médicos, no sólo no es egoísta, sino que se comporta solidario y compartido, no le teme a la competencia, sino que sabe que es un reto para mejorarse constantemente.

Trabaja mucho, estudia más, pero se da tiempo para su familia, a su hija mayor, le dedica todo el tiempo posible, la trata como a una novia y han desarrollado una serie de ritos y protocolos cuando van al parque o al cine, o a cualquier lugar. Les gusta salir solos para disfrutarse mutuamente.

Recientemente creció la familia con un niño: Gali, obviamente; todavía es un bebé, pero está siempre al pendiente de él, muy pronto será su compañero de paseos, irán juntos al campo y otras actividades que realizamos con los hijos varones. Es un padre amoroso y le roba tiempo al descanso para disfrutar a su familia, no creo que ni la esposa ni los hijos lleguen a tener nunca una queja de él.

Me consta que siempre está muy al pendiente de sus padres, de su mamá en particular y procura cumplirle sus pequeños gustos o caprichos, afortunadamente no son muchos ni muy caros. Pese a su apretada agenda de trabajo, la visita con frecuencia, aunque sea para gorrearle la comida (no saben los hijos la felicidad que les causan cuando les llegan a comer).

Con esa novedad de la Bariatría, Gali encontró una fuente inagotable no sólo de trabajo, sino y esto es lo más importante del reto de nuevas técnicas y descubrimientos en los que se tiene que actualizar constantemente para no quedarse a la zaga, son operaciones muy delicadas y expuestas a tener secuelas por lo que les hace un seguimiento minucioso así como exámenes y estudios previos para determinar si son candidatos a este tipo de intervención quirúrgica.

Finalmente Galileo está luchando denodadamente por abrirse camino en el difícil mundo de la Medicina, trabaja para forjarse un nombre, se esfuerza en su mejora constante. Yo le admiro su perseverancia, entrega y compromiso, pero sobre todo le admiro la enorme calidad humana que tiene y eso desde pequeño.

Gracias amable lector por la gentileza de su atención, le deseo un espléndido domingo en familia, si llega a requerir los servicios de un buen cirujano, no dude en acudir al Dr. Galileo Villarreal, le aseguro que está en muy buenas manos, son las hábiles manos de un médico joven que trae todas la novedades en Medicina.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.90
Venta
$18.80
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx