PERFIL
ANTERIORES
04/12/2017
27/11/2017
20/11/2017
13/11/2017
06/11/2017
30/10/2017
23/10/2017
16/10/2017
09/10/2017
02/10/2017
27/03/2017

4
1
Artículo

Canadá ¿amigo?


Denise Dresser

Canadá, oh Canadá. País liberal, país tolerante, país incluyente, país compasivo. Mientras Estados Unidos cierra puertas, Canadá las abre. Mientras Trump transita al autoritarismo, Canadá salvaguarda la democracia. Los canadienses tienen mucho de qué estar orgullosos y mucho que enseñarle al mundo sobre la compasión. Excepto en ese espacio de negligencia no tan benigna que es su relación con México. Mientras Trudeau abraza a los sirios, su gobierno parece estar dispuesto a echar a los mexicanos bajo las llantas del autobús. Para él, conflictos en Medio Oriente importan más que incendios en el vecindario.

Este interés selectivo no es nuevo pero se ha vuelto más obvio y más doloroso. Durante los 22 años del TLC, México nunca ha sido visto como un socio equitativo. En el peor de los casos ha sido tratado como una nota de pie de página; en el mejor, como un destino turístico. Aunque más de 2 mil 600 compañías canadienses operan en México -incluyendo mineras muy rentables- el país nunca ha formado parte del mapa mental de Canadá. Es percibido como un lugar distante, desconocido, rara vez cubierto por los medios, rara vez parte de la conversación.

Nuestra des-democratización, nuestra crisis de derechos humanos, nuestra guerra contra las drogas que ha producido más de 150 mil muertos y más de 28 mil desaparecidos, no le quita el sueño a Canadá. Durante los años que mis gemelos estudiaron allí, sus raíces mexicano-canadienses no eran vistas como una señal de integración norteamericana, sino como un detalle exótico.

Y luego Trump gana la Presidencia y decide volver a México su lazo de cochino, sólo porque puede; sólo porque eso apela a su base electoral. Mientras nos humilla y nos amenaza, una de las cosas más preocupantes ha sido el silencio de la gente buena. El pesado silencio de Trudeau y la canciller Freeland sobre la construcción del muro. El apabullante silencio de los canadienses cuando a sus socios y supuestos amigos los llaman violadores y criminales. La actitud poco clara de Canadá en torno a la reapertura del TLC, y las señales de que preferiría hacerlo sin México.

Una multitud de acciones y omisiones que podrían ser interpretadas como una defensa estratégica del interés nacional canadiense. No habría problema con ello si fuera una posición consistente. Si el distanciamiento con México reflejara un cambio sustantivo en el lugar de Canadá en el mundo, según el cual hubiera decidido desvincularse, retirarse, callarse. Pero esa retirada no está ocurriendo con otros países. Canadá alza la voz contra la injusticia y el abuso en otras latitudes atribuladas, pero no cuando se trata de México.

Canadá está terriblemente preocupado por la debacle de los sirios pero no por la deportación o la persecución de los mexicanos. Canadá asume posiciones firmes en apoyo a los derechos humanos en muchos sitios, solo no cuando Trump los viola en barrios latinos o en la frontera. Canadá apoya los valores de la democracia liberal, pero no dice una sola palabra sobre el muro fronterizo en Norteamérica que los violaría. La pregunta para los mexicanos entonces es si Canadá es hipócrita o cobarde. Por un racismo que no quiere admitir, o por un temor a Trump que no quiere encarar.

Hay tanto que admirar de Canadá y yo me encuentro entre quienes lo señalan como un baluarte, un ejemplo. Para la mayoría de los mexicanos, Canadá ejemplifica una sociedad abierta, multicultural, tolerante, en un mundo que lo es cada vez menos. Pero hoy estamos desilusionados y con razón. Parecería que Canadá es compasivo, pero selectivamente. Parecería que Canadá presume su identidad incluyente, pero a la hora de los trompazos, esa identidad no está atada a Norteamérica o a México.

Canadá tiene derecho a renegociar el TLC en sus propios términos, a ignorar el dolor de los mexicanos desplazados y perseguidos. Incluso puede cerrar los ojos ante las fosas masivas recién descubiertas en Veracruz y Morelos, con víctimas de la violencia que nos asola desde hace una década.

Pero, por favor, al menos no se envuelvan en la bandera del farisaísmo moral. El tratamiento que Canadá le da a México revela una cara menos amable y menos compasiva de quien se dice nuestro amigo; una faceta en la cual los intereses importan más que los ideales. Y la próxima vez que Canadá le abra la puerta a un sirio, ojalá recordara que le da portazos a muchos mexicanos.

 





Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.90
Venta
$18.70
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx