30/03/2017

2
1
Selva urbana

Ni Policía, ni Tránsito


Mauricio Belloc

En Tamaulipas, en Nuevo Laredo no hay seguridad para convertirse en agente de seguridad pública,  policías y tránsitos no la tienen segura, por eso nadie quiere unírseles.

Y disculpen la repetición de palabras en el primer párrafo, pero ese es el tema.

No hay quien quiera ser agente de tránsito en Nuevo Laredo, porque la paga es sólo de 1 mil 500 pesos a la semana; ni tampoco se apuntan para Policía Estatal Acreditable, porque sólo les ofrecen 3 mil 375 pesos a la semana, sumas una y otra, nada considerables en contraparte al peligro que significa.

Y lo confirma la poca demanda, ser de una u otra corporación no es nada atractivo, ni siquiera para un joven sin empleo, porque los muchachos y damitas, ponen los pros y los contras, en uno y otro de los platillos a los lados del fiel de la balanza.

Por un lado, está la carga laboral, la responsabilidad del puesto y sobre todo, más que nada, el peligro que corren.

En la otra parte, el poco dinero que les ofrece el gobierno.

Ese dinero, no es nada, ni para la gente de Tamaulipas, ni la de otros estados a donde nuestra autoridad ha ido a ofertar tales cargos de agentes viales y de policías uniformados.

El colmo, es que hasta en la Feria Estatal del Empleo, se han ofrecido estas posiciones policiacas y nadie responde.

A nivel local, en nuestra ciudad, por cuanto a Tránsito, se lanzó la convocatoria, buscan 300 agentes de vialidad, para cubrir dos turnos, descansos, y demás.

Sólo 36 posibles aspirantes respondieron a la última llamada del gobierno municipal, cuando estén en Ciudad Victoria tratando de pasar las pruebas de todo tipo, muchos podrían no llegar a la otra orilla.

La corporación local hoy tiene 45 elementos en activo, ni la sexta parte de la necesidad calculada.

En Tamaulipas, ya lo dijo el gobierno de la entidad, que necesitarán tres años mínimo, para reunir a los miles de policías estatales que se requieren, para dejar de servirse del Ejército y la Marina.

Pero ya nuestro gobierno estatal fue hasta Chiapas y ni allá responden sus jóvenes, tampoco los policías de aquel Estado que pudieran ser atraídos para venirse para acá.

La gente del sur del país, simplemente ningunea los anuncios clasificados que paga nuestro gobierno estatal, para tentarlos.

Ni en Querétaro, ni mucho menos en las vecinas entidades de Nuevo León, Coahuila y San Luis Potosí, que saben muy bien cómo están las cosas por acá.

Nadie quiere venir a Tamaulipas, no por tan poco, nadie se expondrá por nada.

PEOR TANTITO

Pero volviendo a la gente residente en el Estado, los nuestros cuando voltean a ver a su alcalde, a los regidores y síndicos, a un diputado local o federal, a un secretario de gabinete, a un líder charro o a cualquier politiquillo o burócrata de medio pelo, pues como que se les quitan las ganas que pudieran despertarles el vestir uniforme de seguridad.

Incluso todavía quedará gente con ganas ancestrales de ser agente de la ley, porque lo fue su abuelo, su padre o por su propio deseo.

Pero se desmoralizan, al ver cómo está “el abarrote” en su ciudad.

Mejor buscarle por la política o por otros rumbos, incluso es mejor la informalidad ser “sus propios patrones”, antes que servirle a otros, y que conste que por “otros” no estamos llamando a desechar la vocación de servir al prójimo, sino que los muchachos de ahora, no quieren ser la servidumbre de verdaderos pillos con cuello blanco.

PARA UN PILLO, OTRO

Ninguna hermana de la caridad va a querer ser El Llanero Solitario, en tierra de apaches.

Dicen los que saben, que en materia de seguridad pública, “para los toros de Jaral, los caballos de allá mesmo”.

O lo que es lo mismo, se tiene que emplear a gente que sepa lidiar con personas a las que se quiere combatir.

La otra sería soldados retirados que se volvieran policías y agentes de tránsito, pero volvemos al principio, no hay loco que coma lumbre.

Así que no hay gente que sea decente, o digámosle, personas con vocación, que quiera ser policía estatal o tránsito local.

Irónicamente, no hay seguridad en Tamaulipas, para ser elementos de seguridad pública, así tenemos más de una década y esto pinta para mucho más tiempo.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.50
Venta
$18.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx