02/04/2017

1
0
Personajes de mi pueblo

La inagotable Elena


Adolfo Mondragón

Le digo inagotable por dos razones, una porque pareciera que nunca se cansa, se la pasa viajando por todo el mundo y por toda la república, asiste a cuanta feria del libro hay y es conferencista obligada, no hay feria del libro que se respete, sin Elena, y lo mismo dicta conferencias en México que en Estados Unidos, habla muy buen inglés, en Francia (el francés es su lengua materna, aprendió a hablar y sus primeras letras en francés ), España o países de otras lenguas, obviamente con traductores, la otra razón es porque es inagotable en su esencia, siempre está dando en que hablar, siempre hay, porque da, tema para escribir o comentar, todo lo que hace o dice es noticia. Yo podría escribir esta columna cada semana siempre sobre ella.

Esta semana a invitación de este matutino y para dar inicio a los festejos de su aniversario, se realizó la presentación de “Los Presidenciables”. En esta ocasión asistió Andrés Manuel López Obrador, quien se hizo acompañar de dos damas del periodismo, nuestra querida Elena Poniatowska y de Beatriz Gutiérrez Muller, esposa de Andrés Manuel, quien por cierto me sorprendió no sólo por su belleza y juventud sino, y esto es los más importante, por su clara y brillante inteligencia revestida de una gran sencillez y hasta humildad, no es una pose por nulificarse u opacarse frente a su marido, sino es una actitud que la distingue, igual que Elena Poniatowska, las verdaderamente grandes son humildes.

Nunca he pretendido ocultar o disimular mi gran admiración hacia esta gran escritora, icono de nuestra generación, pero hay algo que realmente me llama la atención y es su profunda lealtad hacia Andrés Manuel, cuando muchos le voltearon la espalda, Elena le siguió fiel. En una plática que sostuve con ella, hace años en su casa, le comentaba que me sentía decepcionado de López Obrador, pues cuando teníamos en la mano el triunfo y la oportunidad de cambiar el destino del país, todo se perdió por su imprudencia, fue demasiado predecible, le tomaron la medida, sabían cómo provocarlo y conocían su respuesta y esperaban su reacción. Elena sin embargo, todo le disculpaba aduciendo que es un hombre sincero y honesto, me desarma siempre que tocamos el tema; pero por esa fidelidad, la admiro aun más.

Elena no quiere nada, no espera nada, no aspira a nada, Elena lo tiene todo porque se tiene a sí misma, fiel a sus ideas y firme en sus convicciones. “No voy a chaquetear a estas alturas”, afirma con frecuencia cuando se le pregunta si sigue con López Obrador. Y en efecto no pretende un puesto, un cargo o alguna canonjía, no necesita nada, la guía sólo su deseo de que por fin, en este sufrido país, encontremos el rumbo, ella cree firmemente que es el que marca Andrés Manuel y confía en que finalmente triunfará su proyecto de nación.

Es honesta y clara, no es política es intelectual; no pretende, ofrece; no pide, sino que da. Da lo mejor de ella y da su tiempo y su cansancio. Se da como siempre, se da toda, generosa, espléndida y pródiga.

En estos días, después de visitar a su hija Paula en Mérida, se irá para España pues ha sido nombrada presidente del jurado calificador del premio Alfaguara, que junto con el Cervantes son los más codiciados e importantes de la literatura hispana. Ambos premios ya los ha recibido Elena, el Alfaguara en 2001 por su libro “La piel del cielo” casualmente sobre la vida y obra de Guillermo Haro, quien fuera su esposo; asegura que está escribiendo otro con mayor rigor biográfico sobre él. Y el Cervantes que recibió en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares en 2013 de manos de los reyes de España, Felipe y Leticia.

Bueno, Elena ha recibido todos los premios que cualquier escritor puede aspirar; sin embargo, no es eso lo que la hace feliz. Elena es una mujer feliz porque se tiene a sí misma, es infinitamente fiel a principios, valores, sus ideas y convicciones y siempre ha luchado por ellas, esta lucha permanente es lo que la hace más grande, por eso le digo la inagotable. Por eso siempre ilumina su bello rostro una sonrisa eterna y permanente, reflejo de una paz interior y una felicidad auténtica.

Sí ya sé, que siempre que escribo sobre Elena, me deshago en halagos, no puedo ni quiero ocultar el inmenso cariño y profunda admiración que siento por ella.

Gracias por compartir conmigo tan ilustre personaje, le deseo un domingo extraordinario en compañía de su familia.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$16.70
Venta
$17.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx