13/04/2017

0
0
Economía sin fronteras

Una revolución permanente


Mario Canales

La Revolución Mexicana fue una etapa de profunda transformación para México. Históricamente se marca su inicio en 1910 con el ascenso de Francisco I. Madero y la renuncia de Porfirio Díaz a la Presidencia y concluye con la etapa institucional de Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas.

Esta semana culminé uno de los libros referentes a esta etapa del país: Biografía del Poder de Enrique Krauze. El autor transporta al lector en una máquina del tiempo a las entrañas de la primera mitad del Siglo XX y narra las historias de siete personajes que marcaron pauta: Francisco I. Madero, Emiliano Zapata, Francisco Villa, Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas. Es en este periodo donde se inclina el rumbo que conlleva el México de hoy.

Es esencial documentarse sobre la historia de los protagonistas de este periodo en su debido contexto. Cada uno de ellos fue una pieza clave para transformar al país. Ni héroes ni villanos, cada uno en su forma y en su fondo contribuye al México de hoy.

También se debe entender la Revolución y los revolucionarios en el tiempo que vivía el país, como bien lo narra otro gran libro: Laberinto de la Soledad de Octavio Paz. Es la Revolución donde México se reencuentra con su origen, una “portentosa fiesta en la que el mexicano, borracho de sí mismo, conoce al fin, en abrazo mortal, al otro mexicano”.

Los ideales místicos del espiritista Madero, el profundo amor a la tierra de Zapata, la tenacidad de Villa, la visión del primer estadista Carranza, la resistencia de Obregón, las reformas de Calles y la transformación de Cárdenas son ideales que aún viven en la conciencia del país.

Las metamorfosis que ha experimentado México desde su documentado origen en 1500 hasta los tiempos de hoy generan un país rico en espíritu. Esta coyuntura debe incentivar la reflexión y el concienzudo estudio del rumbo en el que camina el país. Así lo marcan los tiempos históricos: los mexicanos de hoy tienen la oportunidad inédita de definir y marcar pauta, tal como otras etapas en la historia del país, incluyendo la Revolución.

Una reflexión que siente las bases para los cambios que requiere el país, decisiones que se ejecuten en paralelo con los tiempos propios de Mexico.

Así se debe entender, una reflexión que mantenga la esencia de la Revolución Mexicana. Porque a pesar de los trágicos eventos del periodo, el espíritu de la Revolución es la transformación.

Sólo así podrá el país navegar a una etapa de consolidación y de cambio a la vez. Reflexionar sobre el México del mañana; de los siguientes protagonistas de los grandes cambios.

Es a raíz de ese documentado análisis y profunda reflexión como el país podrá mantener vivo el espíritu de cambio, generando así una etapa de perpetua transformación: una permanente revolución.



Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.50
Venta
$18.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx