PERFIL
ANTERIORES
06/12/2017
01/12/2017
29/11/2017
17/11/2017
08/11/2017
03/11/2017
01/11/2017
27/10/2017
25/10/2017
18/10/2017
05/05/2017

0
0
Artículo

El dilema


Guadalupe Loaeza

No han de dormir por las noches. Al discutir sobre el tema, se han de pelear entre sí. A estas alturas del partido muchos han de evitar hablar acerca del mismo rollo. Algunos ya están tan hartos que prefieren ya no enterarse de las encuestas. Y entre más pasan los días, más se preguntan: ¿creer o no creer?, ¿votar o no votar?, ¿desconfiar o no desconfiar?, ¿quién de todos será el más corrupto?, ¿compran o no compran el voto?, ¿cuál de los partidos es el menos podrido?, ¿quién es el o la más mentirosa?, ¿quién de ellos conocerá realmente a fondo el estado?, ¿estarán todos vendidos con el grupo Atlacomulco?, etcétera, etcétera. Así imagino el dilema existencial por el que está atravesando el electorado del Estado de México respecto a las próximas elecciones para gobernador.

Pobres mexiquenses, ya no saben ni qué onda, ni para qué votar. Les han prometido tantas cosas a lo largo de tantos y tantos años, que ya ni se acuerdan por quién votaron en las últimas elecciones. Muchos de los mexiquenses que vieron el debate están aún más confundidos que antes. Eran tantos los reclamos que se hicieron entre sí los candidatos a propósito de la corrupción o desfalcos, que el auditorio terminó rebasado sin poder atinar a cuál irle. Los que se habían decidido por la maestra Delfina ahora dudan de la ex presidenta municipal de Texcoco, por aquello del diezmo, es decir, el 10% del salario que descontó a los trabajadores. “¿Qué tal si llega a gobernadora y me rebaja el 20%?”, “¿a lo mejor termina por quitarme una de las dos quincenas?”, “¡híjole!, ¿y si la profesora termina por quitarme todo mi salario para pagar la campaña de AMLO?”, eran quizá algunas de las preguntas que se formulaban los morenistas, una vez que Josefina Vázquez Mota mostró, durante el debate, su cartulina con la declaración.

Imagino que los mexiquenses priistas están igualmente confundidos. No obstante forman parte del llamado “voto duro” y siempre de los siempres han votado por el PRI, muchos ya están hasta el copete de tantas promesas sin cumplir y de la corrupción de su partido. Los casos de Duarte, Borge, Moreira y Yarrington los tienen más que asqueados. En esta ocasión sí quisieran creer en Alfredo del Mazo y, sin embargo, no pueden dejar de dudar y hasta de sentir mucho coraje, cuando escuchan los rumores acerca del candidato tricolor: que si se acaba de comprar una casa de 700 metros cuadrados en la delegación Miguel Hidalgo, cuyo costo es de más de 5 millones de pesos, que si acaba de adquirir el 98% de la Inmobiliaria Madaza, S.A de C.V., que si es dueño de un terrenazo en San Miguel de Allende y de un súper departamento en Cuajimalpa y dos más en Quintana Roo, que si esto, que si l’otro... Dicho lo anterior, las priistas, jóvenes o viejas, sí votarán por Del Mazo, porque con ese tipo de gente decente, “nomás no puede ser corrupto...”.

En relación a estas tinieblas alrededor de las elecciones del Estado de México del 4 de junio, tampoco cantan mal las rancheras aquellos que estaban convencidos de votar por Josefina Vázquez Mota. En primer lugar les gustaba que fuera panista, mujer, con tipo de señora decente, articulada, echada pa’ delante y con experiencia. “Por lo menos, ella no dice ‘nadien’, como la maestra, la otra candidata”, opinaban las panistas entusiasmadas. Pero cuando escucharon hablar durante el debate a Alfredo del Mazo sobre el supuesto desvío de mil millones de pesos que habrían llegado a una organización de la panista, involucrada con actividades en favor de los migrantes mexicanos en Estados Unidos, pusieron cara de “Oh, my God!!!, ¡es guerra sucia, es guerra sucia!”, exclamaban no muy convencidas de su candidata. Unas electoras creen en ella, pero no en su partido. Otras creen en el PAN, pero no en su candidata.

¿Y los perredistas mexiquenses? Algunos de ellos también dudan, especialmente aquellos que saben que las elecciones internas del PRD estuvieron bien “amañadas”, al imponer como candidato a Juan Zepeda. Muchos lo acusan de favorecer, cuando era presidente municipal de Nezahualcóyotl, a otros miembros del sol azteca. Por ejemplo a Hugo de la Rosa, actual alcalde de dicho municipio, a quien apoyó con la entrega de calentadores, uniformes, zapatos y despensas, todo esto comprado con el dinero público.

¡Pobres mexiquenses!, ahora sí que están en un verdadero dilema... Ni a quién irle...

gloaezatovar@yahoo.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.90
Venta
$18.80
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx