07/05/2017

0
0
En voz alta…

¡Happy cinco de mayo!


Pedro Chapa Salinas

Siempre he tenido la duda sobre la razón de la celebración en los Estados Unidos hacia la conmemoración de la Batalla de Puebla. Nuestros vecinos del norte hacen de este día un algarabío que se ha hecho tradición hasta convertirlo en una fecha festiva a nivel nacional. El cinco de mayo es para la mayoría de los gringos una equivocada idea de nuestra nación. Muy pocos saben realmente qué fue lo que ocurrió en México hace 155 años.

La heroica defensa de nuestro país liderada por el General Ignacio Zaragoza y sus tropas en contra del ejército francés comandado por el emperador Napoleón III, siempre ha sido un evento que los gringos interpretan como nuestra independencia nacional, mientras el 16 de septiembre, fecha en la que precisamente se conmemora, es pasada desapercibida por completo, inclusive por la mayoría de nuestros compatriotas que radican de aquel lado del río.

En los Estados Unidos de Norteamérica, la celebración del cinco de mayo se remonta al siglo antepasado y tuvo, según la historia, su origen en California, en donde cientos de inmigrantes mineros provenientes de nuestro país se vieron en la necesidad de cruzar la frontera en busca de mejores oportunidades. Una vez radicados en suelo gringo, en una muestra de perseverancia y espíritu de lucha empezó a constituirse dicho símbolo que caracteriza a nuestra idiosincrasia.

Esto viene a colación, ya que como nos enteramos en otro desaire del magnate xenófobo convertido en presidente gringo apoyado por los rusos, a todo lo que huela a mexicanidad, simplemente dejó plantados a los millones de mexicoamericanos que año con año organizan el evento más significativo de nuestra cultura de aquel lado del río. Terminando con una histórica tradición, o más bien, iniciando con este grosero gesto, un claro despecho de la institución de la presidencia que él personifica de manera irresponsable hacia nuestra gente y hacia nuestro pueblo.

No nos sorprende, ni mucho menos, la actitud berrinchuda de un personaje que hace de la histórica relación de nuestras culturas uno más de sus desplantes. Lo que sí es difícil de entender, es la actitud de muchas personas, inclusive oriundas de la frontera sur de aquel país, de origen y sangre mexicanos que, de manera sorprendente, no sólo justifican, sino defienden y simpatizan con las ideas y políticas antimexicanas que ha impuesto Donald J. Trump en la Casa Blanca.

Este fenómeno social que cae en el absurdo explica uno de los sentimientos más incoherentes que muchos mexicanos, una vez radicados de aquel lado del río demuestran contra su propia raza. Algo parecido a la negación de su propia sangre, o algo similar a desconocer su propia identidad. Como si la residencia en un país ajeno que aparte desprecia públicamente la labor que se hace por los mexicanos en bien de la comunidad, se apodera de lo más perverso del ser humano, la indiferencia al ver un hermano caer.

Adendum:

Debemos levantar la voz y rechazar públicamente las políticas retrógradas que agreden a nuestros connacionales cuya única culpa es la de buscar un mejor futuro para sus hijos.

Tal es el caso de la absurda e inconstitucional ley estatal (SB4), en donde se deja entrever el principio de hostigamiento del poder público estadounidense que obliga a los oficiales de la ley entrometerse en asuntos relacionados con el estatus migratorio de las personas en la vía pública.

Si no lo paramos ahora, esto se convertirá en una persecución consentida de la ley en contra de todos los mexicanos que pisan suelo gringo. Incluidos los que, sin saber hablar inglés, se creen anglosajones y le dan la espalda a sus hermanos mexicanos.

Hay que resistir, nunca consentir este tipo de iniciativas.

Bien por los que se pronuncian en contra de esta ley. ¡Mejor por los que lo hacen públicamente!




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$16.70
Venta
$17.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx