PERFIL
ANTERIORES
23/08/2017
22/08/2017
20/08/2017
19/08/2017
18/08/2017
15/08/2017
14/08/2017
14/05/2017

1
0
De política y cosas peores

Cómo dejar de fumar


Catón

“Acúsome, padre, de que tengo un amante”. Así le dijo Facilda Lasestas al padre Arsilio, el cura de la iglesia parroquial. Sin esperar a que el confesor dijera algo prosiguió la mujer: “Veo a mi amante una vez a la semana, la noche de los jueves, que es cuando mi marido se va a jugar al póquer con sus amigos. Unas veces él viene a mi casa; otras voy a la suya yo; pero siempre nuestros encuentros son un torrente pasional de pasiones que me transporta al culmen de la delectación erótica. Empieza él por acariciarme todo el cuerpo con ardor; luego me cubre de encendidos besos”. “Basta, mujer -la interrumpió el buen sacerdote-. Esos pormenores no vienen al caso”. “Permítame hablarle de ellos, señor cura -le rogó Facilda-. No tengo a nadie más a quien contarle esto”... Don Añilio, maduro caballero, consiguió al fin que Susiflor, linda muchacha, aceptara dar un paseo con él en su automóvil. La llevó por un camino solitario, y de pronto detuvo el vehículo. “Se le agotó la batería al coche -le dijo a su bella acompañante-. Esperemos un poco a ver si se repone”. Así diciendo pasó el brazo sobre el hombro de la muchacha. Las cosas, sin embargo, no pasaron de ahí. Ella le dirigió una mirada de interrogación. Y él dijo muy apenado: “Parece que a mí también ya se me agotó la batería”... Dulcilí, muchacha ingenua y candorosa, se hallaba en estado de buena esperanza; quiero decir encinta, embarazada, grávida. Su sorpresa fue grande, lo mismo que la de su familia y de los médicos, cuando llegado el tiempo del alumbramiento dio a luz un sapito. “¿Lo ves? -le recordó su mamá-. Te dije que no era un príncipe encantado”... Himenia Camafría, madura señorita soltera, se quejaba amargamente de los tiempos actuales. “No puedes salir de noche -se quejaba- sin que te asalte un hombre. Y lo peor es que lo único que quiere es tu dinero”... Los recién casados entraron en la suite nupcial del hotel donde pasarían su noche de bodas. Dijo el novio: “¡Al fin solos!”. La novia dijo: “¡Al fin puedo quitarme los zapatos!”. Él descorchó la botella de champán que había pedido. Ella fue al espejo a ver si no se le había descompuesto el peinado. Después del brindis “por nuestra eterna dicha” ella dijo: “¡Lo que debe haberle costado la boda a mi papá!”. Y dijo él: “Ven a la cama, mi vida. Vamos a desquitar ese dinero”... Nico y Tino eran empedernidos fumadores. Tenían consciencia plena de los riesgos a que los exponía el vicio de fumar, pero no se podían librar de él. En vano recurrieron a diversos métodos para dejar el cigarro. Lo dejaban, sí, a veces por periodos hasta de media hora, pero volvían a caer en la tentación. Sucedió que Nico debió hacer un viaje. A su regreso Tino le anunció, jubiloso, que por fin había hallado una técnica para dejar de fumar. “Y yo mismo la inventé” -añadió orgulloso. Preguntó Nico, interesado: “¿En qué consiste el método?”. Respondió Tino: “Cada vez que siento el deseo de fumarme un cigarro, en vez de llevármelo a la boca me lo inserto en el orificio posterior”. Inquirió, dudoso, Nico: “Y eso ¿te ha dado resultado?”. “Y muy bueno -aseguró Tino-. Antes me insertaba hasta dos cajetillas diarias. Ahora me estoy insertando solamente una”... La mujer de don Cornulio tenía en el bajo vientre un lunar en forma de trébol cerca de la región llamada mons veneris. El señor sintió un cúmulo de dudas cuando vio en la exposición del pintor Brocho, artista de la localidad, el retrato de una mujer desnuda que mostraba un lunar igual que el de su esposa, y en el mismo sitio. Le preguntó, ceñudo, a la mujer: “¿Posaste sin ropa para que ese hombre hiciera su cuadro?”. “Te juro que no posé -replicó ella-. Debe haberlo pintado de memoria”... FIN.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$16.70
Venta
$17.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx