18/06/2017

0
0
Cicatrices del alma

CICATRICES DEL ALMA


Elba Balmori



Un súper heróe

llamado papá

Para muchos de nosotros cuando éramos niños, las cosas se veían diferente y en nuestro pequeño mundo todas las cosas eran perfectas. Pero cuando algo no salía bien, no existía mejor superhéroe que nuestro padre. Sin capa, ni poderes especiales, él lograba componer las cosas que estaban mal. Lo mismo pasaba cuando fuimos madurando, ahora un poco más débil nuestro héroe seguía arreglando muchos de nuestros problemas; a veces con un consejo o con un apoyo económico en muchas ocasiones. Parecía como si él, siempre estaría ahí para nosotros. Sin embargo, hasta los superhéroes se cansan, y un día, aquel hombre que parecía inmortal se empieza a cansar. Ahora lo vemos con otros ojos, los súper poderes se han ido y sin darnos cuenta, ahora nosotros hemos heredado sus poderes. Nada nos prepara para la inevitable despedida, quisiéramos regresar el tiempo y pedirle que se quede un poco más, pero su misión se ha terminado y debemos dejarlo marchar. Solo nos quedan los recuerdos y el gran amor que en nuestra vida dejo. Alguien dijo alguna vez, que las madres llevan a sus hijos cuando son bebes en su vientre, pero los padres nos llevan el corazón, Hasta pronto papá! Contacto ebalmorig62@gmail.com

La Última Mirada

Con una mirada al pasado y con la vista al frente,

fue la imagen que vi de mi padre cuando enfrento a la muerte.

No hubo palabras que le devolvieran el brillo

a aquellos ojos oscuros que recordaba de niño.

Sus manos cansadas por tener que trabajar,

ahora descansan sin saber que esperar.

Ya no existe la espera en su calendario

por festejar una fecha o algún aniversario.

Los amigos se han ido dejando en su mente,

solo destellos fugaces de lo que fue su amistad.

No existen metas que quiera emprender,

pues hasta de las promesas rotas no quiere saber.

Su mirada se aleja sin dejarnos de ver,

pero su alma ya está distante y no quiere volver.

Los recuerdos me invaden recordando el ayer,

cuando era mi héroe y yo quería ser como él.

No existe en el mundo un dolor como el que está por llegar,

mas su herencia se queda en todo lugar.

Con un suspiro profundo, escondo la pena de verlo partir.

Pero su obra está hecha y se tiene que ir.

Con una paz infinita en su rostro tranquilo,

le sonríe al horizonte y se despide de mí.

No existen palabras con que pueda explicar,

lo que ese hombre fue y será para mí.

Dios me dio la dicha de tenerlo en mi vida,

me brindo su cariño y fue por mucho, lo mejor para mí.

Estará en mi mente por siempre su eterna mirada,

pero mi corazón se desgarra al saber que mañana él ya no estará aquí.

Elba Balmori




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.20
Venta
$20.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx