09/07/2017

2
5
Selva urbana

Nos pasa por pasivos


Mauricio Belloc

¿En qué no estamos mal en Tamaulipas? Díganos una buena estimado lector, en el Estado.

Y aquí no cuenta la nobleza de su gente, lo trabajadores que somos, y sobre todo, no podemos anteponer o hacer efectiva nuestra gran calidad de seres humanos, o la extraordinaria distinción de ser gente de paz.

¡No la hay! No hay una buena nueva a últimas fechas, peor aún, simplemente no tenemos nada promisorio, no se ve un futuro halagüeño.

La entidad está de malas, tiene puras malas, ¿por qué? Hay muchos factores que inciden en ello, bastante material para explicarlo todo.

Para empezar, cuatro gobernadores o sexenios (24 años) muy malos y un quinto que en apenas nueve meses de administración, no se vislumbra que vaya a ser diferente, hasta pudiera ser peor.

Pero, mucho de tales males, se derivan de que los ciudadanos rayamos en la pasividad, de que para todos nos agachamos, sin equivocación,  los residentes volteamos la cara y/o ponemos la otra mejilla.

Así estamos, así somos todos, igual en Nuevo Laredo que al sur en Tampico, en la montaña en Mante, como en el noreste en Valle Hermoso o San Fernando, en el centro y así en los 43 municipios.

Sí, tiene que ser que por actuar precautoriamente pasivos, es que nos va como nos ha ido hasta ahora, como nos está yendo y como parece que nos seguirá sucediendo.

Por callarnos ante todo y de todo, por no hacer nada, por voltear la cara y dedicarnos a lo nuestro.

Por adoptar la cómoda o dizque proteccionista pose de: “mientras no me toque a mí” o la indignante: “que sea la autoridad la que haga algo”.

Cuando que a todos SÍ nos toca todos los días, pero nos estamos haciendo tontos, sí bastante tontos, lo hacemos cada que amanece, todos nos hacemos “patos”, de que a nosotros -cada uno en lo particular- no le está afectando esta situación social, esta condición de vida, este tren diario de negatividad, este reinante y desesperante estado de las cosas.

Lo que padecemos como territorio, como comunidad, sí nos toca a todos, todos los días.

Y lo más triste, es que la autoridad, es precisamente la que ha abusado siempre de todos nosotros, del pueblo.

El gobernante, el funcionario, el político, el diputado es el que tiene a la entidad en tal situación.

Lo de estado fallido no es descabellado, se ha ganado a pulso, nada menos que por la actuación de gobernantes bandidos, por el diario robar y dejar hacer a otros malos, de parte de nuestros nefastos funcionarios.

Porque eso somos Tamaulipas y los tamaulipecos, en eso estamos viviendo, en un territorio sin ley, sin orden.

Lo vemos cada día -y cada jornada nos lo callamos- respecto a una autoridad perdida (lo de “perdida” tiene varios significados, todos los que el lector le quiera adjudicar).

AFECTA NUESTRA PASIVIDAD

¿A poco creen que no nos toca, ni nos agrede el desabasto de medicinas en la salud pública? Claro que la sufrimos, es de interés directo, todos lo sufrimos ¡y lo pagamos!

Usted y un servidor, sacamos dinero de nuestro castigado bolsillo para adquirir algo en la botica -aunque sea en la Similares- por un fármaco que debería ser gratis, por una pastilla o una ampolleta que debería cubrir nuestra religiosa cuota al servicio de seguridad social.

(Arrestando a dos pobres mequetrefes, tipejos que son la parte inferior de la cadena del tráfico en la compra de medicamentos, no vamos a ganar nada, ni se va a componer la medicina pública en el Estado).

Cuando los verdaderos ladrones despachan en las principales oficinas del gobierno.

¡CAMBIEMOS!

¡Una buena por favor, señoras y señores tamaulipecos!, una sola noticia o ejemplo, sólo una, unita, así chiquita, no sean malos.

¿Cuáles son las últimas noticias para Tamaulipas? “Se van inversiones”, “Aumenta número de desaparecidos”, “A la alza asesinatos”, “Cero crecimiento por la inseguridad”, “Se marchan los militares”, “Industriales eligieron instalarse en Nuevo León”, “Asesinan a activista”, “No hay agua potable”, “Nadie desea venir a nuestro Estado”.

¿Un ejemplo? Estamos nadando en gas lutita, en hidrocarburos con lo de la Cuenca de Burgos, pero ni quien quiera venir a sacarlos (a lo mejor tal negativa, nos resulta en una bendición, porque el resultado para el terreno será catastrófico).

Las empresas norteamericanas mejor lo han de estar “chupando” (Operación Popote) desde el  lado norteamericano, por abajo del río Bravo.

Y por si fuera poco, nuestras universidades ni se han preparado para dotar de profesionistas, ni tampoco lo han hecho las preparatorias, para la mano de obra que requerirá esa industria de carburantes.

Tamaulipas está mal, porque así lo queremos los tamaulipecos, así lo hemos decidido con nuestra pasividad.

¿Qué sucedería si cerrásemos las escuelas públicas de educación básica, porque cobran cuotas? ¿Bloquear los hospitales y clínicas por el pésimo servicio que ofrecen? ¿Si nos manifestáramos para que los trabajadores de Aduana México no fueran tan groseros y abusivos en los puentes internacionales? ¿Y qué pasaría si impidiéramos que los alcaldes y regidores no entraran con una mano atrás y otra adelante a su gestión, para luego verlos salir multimillonarios, con residencias y vehículos insultantemente lujosos?

Y mil ejemplos más que permitimos los ciudadanos de este Estado.

Pero ahí ya le paramos, por esta vez.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$16.70
Venta
$17.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx