PERFIL
ANTERIORES
25/10/2017
04/10/2017
30/08/2017
15/08/2017
25/07/2017
12/07/2017
05/07/2017
28/06/2017
12/07/2017

1
0
Escenarios

Víctimas del odio


Genaro Lozano

Pobre Juan Dabdoub y pobres de los tripulantes del llamado “autobús de la libertad”. Su trabajo “en defensa de los niños” está siendo cuestionado por rabiosos y violentos activistas gays que promueven la peligrosa “ideología de género”.

Pobres integrantes del Frente “Nazional” por la Familia, sus buenas intenciones quieren ser acalladas por la “dictadura gay” que impone valores que no son mexicanos, valores que no van con la tradición de la familia mexicana, valores que harán de México una tierra de perversión.

Algo así reza la narrativa del autobús naranja que recorre territorio mexicano, igual que la de su hermano gemelo que en paralelo recorre ciudades de Chile y la de su otro hermano que pasó recientemente por Colombia.

Es una estrategia lanzada en conjunto por organizaciones como el Frente “Nazional” mexicano, la Red Familia Colombia, CitizenGo de España, CitizenGo Chile y el Observatorio Legislativo Cristiano chileno y que tiene como objetivo generar reacciones adversas, provocar a activistas LGBT y feministas. Para los tripulantes del autobús naranja, entre más violentas sean las reacciones mejor.

Por eso en redes sociales los simpatizantes de este Eje del Odio replican videos editados de cómo los “intolerantes” reciben a su autobús. De cómo le lanzan huevos y pintura en Puebla o de cómo lo “acosan” con otro autobús en Santiago de Chile. Para estos grupos la estrategia es convertirse en víctimas.

Los ultraconservadores de estos grupos ven el avance de los derechos humanos de poblaciones LGBT como un juego suma-cero. Si los LGBT ganan derechos, ellos pierden. No ven en estos avances un reconocimiento de derechos que fortalecen a las familias latinoamericanas, para ellos son una amenaza latente para los niños y las niñas y por eso su lema de “no te metas con mis hijos”, como si ellos fueran los únicos capaces de procrear y como si proteger jurídicamente a todas las familias significara devaluar a la familia tradicional. Tal es su falacia argumentativa.

El autollamado autobús de la libertad difunde mentiras. Tergiversa los avances en derechos humanos y asusta a la ciudadanía de los países que recorre. Su intención es intimidar a los legisladores latinoamericanos en las calles, mientras que voceros de estos grupos son recibidos por legisladores conservadores que arropan sus iniciativas “en defensa de la familia”.

Los autobuses naranjas se equivocan en sus paradas. En lugar de ir a los Congresos deberían ir a los Ministerios de Justicia y a las catedrales a demandar justicia. Ante los miles de abusos sexuales cometidos por curas y Cardenales contra menores de edad, el Eje del Odio calla.

En las páginas web del Frente “Nazional” y de sus gemelos latinoamericanos no hay una sola demanda dirigida al Papa Francisco.

El autobús naranja debería ir también al Vaticano para exigirle a la iglesia católica que sus curas no se metan sexualmente con menores. O debería ir a Australia, donde el Cardenal George Pell enfrenta un juicio junto a otros religiosos por más de 2 mil casos denunciados.

¿Dónde están los defensores de los niños ante esos abusos? Esparciendo mentiras y odio en América Latina, combatiendo avances a los derechos humanos en una región caracterizada por un historial de violencia y de homofobia institucional. Nada prueba mejor su incongruencia que su silencio ante esos abusos.

Los activistas LGBT que han recibido de forma violenta al autobús se equivocan porque caen en el juego del Eje del Odio. En el juego de acallar a quien piensa distinto, como hizo recientemente Dabdoub y su “brazo largo”.

Los activistas LGBT latinoamericanos deben encontrar nuevas formas de evidenciar la agenda de estos grupos anti derechos humanos y no caer en sus provocaciones.

Por siglos, las poblaciones LGBT hemos sido víctimas del odio y la discriminación, pero la ignorancia y la violencia no se combaten con más violencia.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.00
Venta
$18.70
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx