16/07/2017

2
1
Selva urbana

¡Púdranse pillos!


Mauricio Belloc

¿Que cuánto le costará a Enrique Rivas Cuéllar comprar la candidatura de su reelección, que cuál es la suma que le falta por robar para completar la empresa?

Que le saldrá caro el chiste, porque el personaje que decidirá sobre las 43 candidaturas panistas para presidentes municipales, simplemente a él, no lo traga y además ya tiene pensando en un amigo suyo a nivel local, para negociar esa posición partidista, aun sin asegurarle ganar la elección.

No importa, que saquee lo que desee, porque sencillamente, a nuestro pueblo, no le importa nada.

Que si el PRI decidirá entre Jesús Valdez Zermeño y Yahleel Abdala Carmona para la alcaldía; que Ramón Garza Barrios y Daniel Peña Treviño ya tienen la venia de José Suárez para competir por la legislatura, pero que ambos le tiran a ir por la propia candidatura a la presidencia municipal, aunque tengan que empeñar su alma al diablo y deshacerse de lo que habían atesorado en el pasado.

Eso es lo de menos, es sólo cosa de los tricolores y de sus enfermizas ambiciones, allá ellos, a ver cómo se reparten las intentonas, que al fin y al cabo, el pueblo ni los pela, ni los traga, no van a votar por ninguno de ellos, porque ya se llevaron bastante, unos y otros.

Que si Carlos Canturosas Villarreal iría por la alcaldía y a Horacio Garza Garza le ofrecen hacer mancuerna con él, pero en la candidatura a la diputación federal, ambos por Movimiento Ciudadano.

Eso es su asunto muy particular de ellos, como políticos están en su derecho de tener esas ansias de candidatura, mas no significará que vayan a ganar.

Que Morena va a arrasar, ponga a quien ponga, quién sabe, eso suena fuerte, pero… pero para ello habría que despertar al pueblo harto insensible a esos menesteres de la política, hoy en día.

NO NOS MUEVE NADA

Si de algo pueden estar seguros los políticos -y de ello se valen para robar a manos llenas y enriquecerse groseramente como hoy mismo ocurre- es que en los últimos 169 años, a la gente de Nuevo Laredo no le ha importado quién va a ser su próximo saqueador.

Ni tampoco su saltimbanqui en el Congreso, el próximo bueno para nada de su representante, el mentado diputado federal, mucho menos su baquetón senador.

Restan 11 meses y medio para saber quién ganará y aproximadamente medio año, para conocer a toda la baraja de vividores que contendrán por el preciado botín.

Pero a nuestra raza le vale más que puro sorbete ese mundillo podrido.

Señores pueden seguir saqueando el tesoro y arruinando a la ciudad, son libres de seguir comprometiendo económicamente el futuro de las siguientes generaciones, no se preocupen, ustedes continúen a lo suyo, vayan enfermizamente por el dinero de todos, como lo han hecho hasta ahora, todos ustedes.

Y es que el nuevolaredense se vomita cuando le tocan el tema de la política, a nuestra gente realmente le provoca diarrea el tópico, todo lo que tiene que ver con la función pública, no es de su menor importancia, nunca lo ha sido, por eso nos han vaciado las arcas, cada nuevo que llega.

Comprobado en estudios periodísticos locales, desde hace lustros, que la política no está ni dentro de los cinco primeros tópicos de la vida diaria de la ciudadanía, no antes que la seguridad, la economía, el clima, incluso mucho menos que los deportes.

Al residente no le mueve a leer y menos, buscar información sobre política o función pública, no en los periódicos, ni en las redes sociales; ni tampoco en el radio o la televisión, esos no son temas a los que el coterráneo le suba al volumen a sus aparatos electrónicos y preste oídos u ojos al asunto.

“Todos son iguales”, “todos son unos viles rateros”, “el que gane será más ratero que el anterior”.

Esas frases arriba entrecomilladas, es el sentir y el pensar generalizado de nuestra gente de Nuevo Laredo.

La política, la función pública, no son el tema de las charlas de nuestra gente, entre sus amistades o compañeros de trabajo, en las convivencias planeadas, o en reuniones donde fortuitamente coinciden.

Nunca, en ningún momento de su día de cada quien.

Y ELLOS FELICES

Y eso es precisamente lo que los políticos siempre agradecerán de la gente de Nuevo Laredo, que a todos en esta ciudad nos importe muy poco quién queda de alcalde, ni se diga de diputados, federales y local, tampoco en el Senado.

De eso piden su limosna los que viven del erario, de la función pública.

Porque cuando nos interese en verdad, estos pillos van a dejar de robarnos, porque quien lo haga va a terminar en la cárcel.

Pero lamentablemente, sólo será hasta entonces, no ha ocurrido en más de siglo y medio.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$16.70
Venta
$17.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx